El reconocimiento llega a los 94 años para Francisco González

Exposición en el Museo del Patrimonio Municipal. /Salvador Salas
Exposición en el Museo del Patrimonio Municipal. / Salvador Salas

«El arte supone un aprendizaje constante», afirma el artista malagueño con más de 80 años de trayectoria a sus espaldas. El Museo del Patrimonio Municipal reúne 84 obras del pintor

PATRICIA PINEDA MÁLAGA.

El Museo del Patrimonio Municipal de Málaga (MUPAM) redescubre al pintor Francisco González Romero en la exposición 'Épocas e Itinerarios'. La muestra, en las Salas de la Coracha hasta el próximo 17 de septiembre, incluye alrededor de 90 creaciones que abarcan desde el pequeño hasta el gran formato. El artista nació en Málaga en la década de 1920 y comenzó sus estudios artísticos en su ciudad, a la edad de 13 años. Él mismo relata que a los 11 años ya sabía a qué se quería dedicar. Más tarde, como muchos pintores de su época, decidió volar a Madrid para pasar largos años de su vida entre la capital y Almería, que tanto le inspiró en sus paisajes. Desde entonces no ha dejado de aprender, porque, según afirma rotundamente, «el arte supone un aprendizaje constante».

Sus obras están organizadas por temáticas, pues su pintura ha ido evolucionando con el paso del tiempo, de forma muy variada. Así, se pueden encontrar temáticas como paisajes, bodegones, tauromaquia o religión, repartidas por las diferentes plantas de las Salas de la Coracha. Sobre todo, sus obras evidencian tres grandes etapas en la vida del artista, que fue funcionario de diferentes ministerios y profesor de Bellas Artes. Por eso sus obras se han seleccionado detenidamente para reflejar su amplísima trayectoria de trabajo, con más de ocho décadas de experiencia a la espalda. Francisco González se mostró ayer agradecido por el espacio que le dedica el Museo del Patrimonio Municipal, un reconocimiento que considera un «regalo», sobre todo por la oportunidad de disfrutarlo en vida: «Si esta exposición no se hace, me muero y nadie se hubiese enterado de que yo he vivido en Málaga, y que vengo del barrio de Capuchinos». Por su parte, la comisaria de la exposición, Lourdes Jiménez, reconoció lo difícil que es organizar una muestra con un artista de tan larga trayectoria. «Francisco nos tenía preparadas 130 obras para la exposición, pero era imposible colocar tantas. La selección ha sido lo más difícil».

Etapas del pintor

La primera de ellas data de cuando se encontraba en Madrid y viajaba constantemente a Almería y Granada, desde los años 50 hasta los 70. En aquella época se dedicaba al paisajismo, para así reflejar la desolación que se vivía. Más tarde, la década de los 70, 80 y 90 se caracteriza por el surrealismo simbólico, con una fuerte carga política, en la que el pintor empieza a utilizar y jugar más con los colores y las formas. En su tercera etapa, desde los 90 hasta la actualidad, el artista descubrió el arte contemporáneo y contactó con una peña de artistas en Málaga a la que pertenecían, entre otros, Luis Bono o José Rokero. A día de hoy, con 94 años, sigue trabajando, inmerso ahora en un gran mural de casi tres metros. Pero sobre todo, lo que más caracteriza al longevo pintor es su esfuerzo constante por independizarse de las tendencias artísticas que determinaban cada época, situando su obra siempre en un espacio diferente. La exposición puede visitarse de martes a domingo de 10.00 a 14.00 horas, y de 18.00 a 21.00 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos