Una poesía feminista con versos machistas

Alejandra Martínez de Miguel recitando su poema

'La raja de tu falta' (Estopa) o 'Mala mujer' de C Tangana, entre otras canciones, han servido a la joven poeta Alejandra Martínez de inspiración para denunciar el sexismo en la música. Su poema ha ganado un concurso y se ha hecho viral

ELENA PÉREZ

Menos de tres minutos le han bastado a Alejandra Martínez de Miguel para ganar el último Poetry Slam de la temporada, un torneo poético celebrado en Madrid. La joven poetisa denunciaba el machismo rimando sus versos hasta formar una historia con sentido completo, que enlaza sus estrofas con más de veinte canciones diferentes.

'Mala mujer' de C Tangana, 'Noche de sexo' de Aventura, 'Carolina' de Café Quijano, '19 días y 500 noches' de Sabina y 'La raja de tu falda' de Estopa, son algunos de los temas que eligió la joven de 23 años para componer un historiafeminista que reivindica el papel de la mujer en la música, además de demostrar que no solo el 'reggaeton' es machista.

Como cuenta en una entrevista para Verne, tardó en componer el poema dos meses, aunque reconoce que "armar la historia fue más complicado de componer la pieza". El resultado: ser la ganadora del certamen de poesía y una ovación en redes sociales, ya que el vídeo cuenta con 1,9 millones de reproducciones en su Facebook personal.

Actuación de Alejandra Martínez en Poetry Slam

Hola qué tal,

yo soy la chica de las poesías,

vuestra fiel admiradora.

Aunque no me conocías

hoy es noche de sexo,

de slam, de finales y

de todo lo que queráis.

Me presento:

yo soy la dulce niña Ca-ro-li-na

que no tiene edad para hacer el amor

mi madre me estará buscando

o eso es lo que creo yo

pero entre tú y yo:

yo soy tu gatita, tu gatita,

así que exploto como dinamita

soy gata y araña,

y soy todo lo que soy

porque tú eres todo lo que quiero

y hoy quiero que le enseñes a mi boca

tus lugares favoritos,

pero pasito a pasito,

suave, suavecito

os lo voy a ir contando poquito a poquito

porque yo estoy LOCA

por un beso tuyo (chanana)

loca, por una mirada

loca, y por ti desesperada

loca, por hacerme mil pedazos

en medio de tus abrazos

y sí, sí es amor,

lo que yo siento no es una obsesión,

así que dime qué es lo que puedo hacer,

cómo te puedo tener en mi vida

y sí, lo sé. Vale, lo sé

es él el que me hace llorar

pero solo él me puede consolar.

Yo te regalo mi amor,

te regalo mi vida,

a pesar del dolor

eres tú quien me inspira.

No somos perfectos,

solo polos opuestos,

y aunque sea junto a ti

siempre lo intentaría

¡Qué no daría!

Y él me respondía:

"I'm in love with the shape of you

we push and pull like a magnet do

although my heart is falling too

I'm in love with your body" ¿QUÉ?

"Que tienes un cuerpo brutal (uoo)

que todo hombre desearía tocar

(bueno, perdona)

sexy movimiento

y tu perfume con el viento

qué rico huele".

Vamos, básicamente lo que el quería

es que yo le diera a mi cuerpo alegría,

Macarena,

porque mi cuerpo es para darle alegría,

cosa buena.

Él no quiere volver a hablar

de princesas que buscan

tipos que coleccionar

a los pies de su cama.

Él dice que siga mi camino,

que sin mí le va mejor,

que ahora tiene a otra

que se lo hace mejor.

Que si antes era un hijo de puta,

ahora es peor, ahora es peor, ahora es peor.

Vamos, que yo soy la mala mujer

que ha dejado cicatrices

por todo su cuerpo

con sus uñas de gel.

Ay, flaca, no le claves

tus puñales

por la espalda.

Ay, soldadito marinero,

conociste a una sirena,

pero de esas que dicen "te quiero"

si ven la cartera llena.

Vamos, que yo era una puta.

Que siempre tuve la frente muy alta

la lengua muy larga y la falda muy corta.

Así que le abandoné

como se abandonan los zapatos viejos

destrocé el cristal de sus gafas de lejos

y saqué del espejo mi vivo retrato.

Y él tanto me quería, pero tanto me quería,

me quería mazo,

que tardó en olvidarme 19 días

y 500 noches.

Yo soy Carolina,

yo soy La Macarena,

yo soy la mala mujer,

yo soy la que perrea,

yo soy la chica de ayer,

yo soy la pobre diabla

y yo soy por la que hostiaste

con el Seat Panda.

Yo soy todas ellas,

Y hoy vamos a ser la mujer

que nos dé la gana de ser.

Porque papi, papi,

papi chulo, papi papi papCÁLLATE

y déjanos bailar.

'Cállate y déjanos bailar'. Así sentenciaba y cerraba una historia con forma de poesía contada para reivindicar el feminismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos