RECETAS

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Aquí no se recomienda, sino que se «prescriben» libros. Lo dicen en la librería Pérgamo de Torremolinos que, pese a ser la más joven de la provincia, es una botica literaria más que un comercio. Y, por ello, los libreros José Luis Luque y Miguel Delgado nos 'recetan' títulos sin necesidad de que estemos malos. Como un amigo nos aconseja la fórmula magistral de una novela que ha leído y que sabe que nos va a gustar. O nos va a enseñar. O a descubrir. O a aterrar. O a entretener. Y en eso consistía el pasado viernes el Día de las Librerías. Una jornada para dejarnos prescribir sin necesitarlo. O sin saber que lo necesitamos porque un (buen) libro no ocupa lugar ni tiempo.

Ese mismo día llegaba a las salas de cine 'La librería', el particular homenaje de Isabel Coixet a la vida secreta de las palabras. A través de esa protagonista que se atreve a desafiar las tradiciones de un pequeño pueblo abriendo una tienda de libros. Un filme que también merece la pena recetarse. Cualquier día. Como las librerías.

Desde el pasado viernes libresco tengo entre manos una historia tan real como dolorosa. La firma una cineasta, Mabel Lozano, que supo ver que su camino seguía siendo el cine, pero no la interpretación. Después de golpearnos con sus comprometidos documentales, Lozano culminó el pasado año su denuncia de la trata de mujeres con 'Chicas nuevas 24 horas', que proyectó en el Festival de Málaga y con el que se jugó la vida en zonas recónditas de Hispanoamérica para demostrar que los burdeles que tenemos en casa se nutren de la esclavitud de las mujeres de países pobres. Su último trabajo no es una película, sino el libro 'El proxeneta', en el que Miguel cuenta sus días de vino y rosas como 'empresario de un club de alterne'. Un eufemismo tras el que no solo se esconden numerosos criminales y explotadores de mujeres, sino también nuestra complicidad social. Miguel cumplió condena por sus delitos y se desnuda en estas páginas para llamar a las cosas por su nombre. Un relato en primera persona tan inusual como espeluznante que nos deja respuestas. Y, sobre todo, muchas preguntas sobre los límites del ser (in)humano. Les dejo la receta.

Fotos

Vídeos