Quiniela al Oscar con sabor malagueño

Quiniela al Oscar con sabor malagueño

El actor protagoniza 'Abracadabra', mientras la terna se completa con '1898. Los últimos de Filipinas'. La candidata definitiva se conocerá el 7 de septiembre La Academia selecciona a la ganadora de la Biznaga de Oro, 'Verano 1993', y lo último de Antonio de la Torre

MIGUEL LORENCI MADRID.

La carrera al Oscar ya ha comenzado y, este año, tiene doble opción con protagonismo malagueño. De un lado, 'Abracadabra', protagonizada por Antonio de la Torre y que se encuentra en estos momentos en cartelera, y del otro la flamante triunfadora del último Festival de Málaga Cine en Español, 'Verano 1993', que se alzó con la Biznaga de Oro. Ambas cintas, dirigidas por Pablo Berger y Carla Simón, respectivamente, competirán en el primer tramo de la carrera por el Oscar con la superproducción '1898. Los últimos de Filipinas', de Salvador Calvo. Tres películas de muy diferente factura e intención -una comedia de tono trágico y surrealista, un relato intimista y un drama épico y bélico- fueron preseleccionadas ayer por la Academia de Cine para elegir entre ellas la que podría competir en Hollywood por la estatuilla en la categoría de Mejor película de habla no inglesa. El 7 de septiembre se sabrá cuál de las tres será la candidata española a la próxima edición de los Oscar, que en 2108 celebrarán su 90 aniversario.

La terna sale de los 42 largometrajes españoles estrenados entre el 1 octubre de 2016 y el 30 de septiembre 2017. Berger, Simón y Calvo inician un sueño, una carrera hacia el Oscar con muchos y potentes competidores en la que nuestro cine no triunfa desde hace más de una década. Fue en 2004 cuando Alejandro Amenábar ganó su estatuilla dorada por 'Mar adentro'. Desde entonces, ninguna película española se ha colado entre las cinco finalistas que se disputan el Oscar a la mejor cinta de habla no inglesa.

De la hipnótica a la intimista

«Hipnótica» y «abracadabrante» es la nueva película de Pablo Berger (Bilbao, 1963), según el propio cineasta, que ya estuvo en esta carrera con 'Blancanieves' (2012 y para quien «es un honor que tus compañeros te elijan». La cinta es «hermana» del melodrama mudo y en blanco y negro que encumbró al cineasta vasco. «Aunque no tenga nada que ver, comparte los ingredientes principales de todas mis películas: emoción, humor y sorpresa», dice el realizador vasco.

Maribel Verdú y José Mota acompañan al malagueño Antonio de la Torre en el reparto de la película, estrenada el 4 de agosto y con la que Berger regresa a las salas comerciales tras el éxito de 'Blancanieves'. Verdú encarna a una mujer de barrio a cuyo marido (De la Torre) solo interesa el fútbol hasta que, durante una boda, un primo de la mujer (Mota) le hipnotiza. A partir de ese momento, el hombre se convierte en un desconocido. En realidad, ha sido poseído por el espíritu de otra persona que cometió un acto terrible antes de quitarse la vida. La sonrisa se transforma en mueca según avanza una película que muta de género a cada paso: vodevil, terror, drama, fantástico... 'Abracadabra' la han visto ya 200.000 personas y ha recaudado más de un millón de euros. «Los directores queremos llegar siempre al mayor número de espectadores, y ser precandidata al Oscar afectará de manera muy positiva a la carrera comercial de la película. Estoy muy contento», dice Berger

'Verano de 93' se basa en la vida de su realizadora, Carla Simón (Barcelona, 1986), que con 6 años perdió a sus padres a causa del sida. Acogida por su tío, se trasladó de la capital catalana a un pueblo del Ampurdán. Muy bien recibida por la crítica, la selección de su primer largo sorprendió a la directora en un gira promocional al otro lado de Atlántico. Sí expresó su alegría María Zamora, productora de una cinta «que no ha parado de crecer». «Transmite mucha verdad y es algo que no ocurre en todas las películas. Lo apreciamos ya en uno de los primeros pases, en la propia Academia de Cine, y esperemos que sepan apreciarlo también en Estados Unidos». Confía en el emotivo encanto de una película intimista que ganó el Festival de Málaga y que fue muy aplaudida en el último Festival de Berlín, donde obtuvo el premio a la mejor ópera prima. En cartel en un treintena de salas españolas, roza los 100.000 espectadores.

También es una ópera prima '1898. Los últimos de Filipinas', el salto a la gran pantalla de Salvador Calvo (Madrid, 1970), forjado en series como 'El padre de Caín', 'Lo que escondían sus ojos' y 'Los nuestros'. «Estrenamos con el tiempo justo para llegar a los Goya, pero ahora más gente ha visto la película», agradecía ayer el cineasta «incrédulo y feliz». Con Luis Tosar y Javier Gutiérrez en el reparto, obtuvo nueve nominaciones en los Goya, pero solo se llevó el de diseño de vestuario. La épica es la nota dominante de la cinta, que relata cómo medio centenar de soldados soportaron durante 337 días el asedio de los rebeldes tagalos en una iglesia de la isla de Luzón. Ignoraban que España había capitulado en su guerra contra Estados Unidos y que Filipinas ya no era una colonia española.

Fotos

Vídeos