La profesora Victoria Abón presenta su candidatura para presidir el Ateneo de Málaga

Victoria Abón, candidata a presidir la institución / SUR

La institución abre el proceso para la elección de una nueva junta directiva tras agotar Diego Rodríguez Vargas el máximo dos mandatos

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

El Ateneo de Málaga abría ayer el proceso para elegir nueva junta directiva tras agotar Diego Rodríguez Vargas el máximo de dos mandatos consecutivos –de cuatro años cada uno– que establecen los estatutos de la institución cultural y el relevo ha empieza a gestarse. La profesora de Fotografía en la Escuela de Arte San Telmo, Victoria Abón, ultima una candidatura para liderar la nueva etapa de la entidad que acaba de cumplir medio siglo.

Abón confirmó ayer la iniciativa, si bien prefirió no ofrecer demasiados detalles hasta terminar de perfilar la relación de ateneístas que le acompañarán en el proceso electoral. Eso sí, Abón quiso destacar que la suya será una candidatura «de continuidad» con la «magnífica labor» que según sus palabras ha desarrollado Diego Rodríguez Vargas durante los últimos ocho años.

Según el calendario electoral previsto por el Ateneo de Málaga, las candidaturas podrán presentarse hasta el próximo día 18. Antes, desde mañana mismo, quedará constituida la mesa electoral y podrá consultarse la lista de socios llamados a las urnas. El día 23 se publicarán las candidatura y entre el 26 de este mes y el 12 de diciembre se desarrollará la campaña electoral. El proceso desembocará el 13 de diciembre en la votación de la que saldrá la nueva junta directiva del Ateneo.

Queda por saber si la candidatura encabezada por Abón será la única en liza, como sucedió hace cuatro años para el segundo mandato de Rodríguez Vargas, o si habrá concurrencia de más candidatos, escenario que se dio hace ocho años, cuando la junta liderada por el presidente saliente se midió en las urnas con la candidatura encabezada por la gestora cultural Tecla Lumbreras.

A la espera de esos detalles, Rodríguez Vargas hacía ayer balance de estos ocho años al frente de la institución cultural. «Ha sido una experiencia realmente fantástica», resumía. «El Ateneo estaba casposo, envejecido y uno de nuestros mayores afanes ha sido revitalizarlo a través de la incorporación de gente joven con talento, como la propia Victoria (Abón). Creo que ha sido una etapa innovadora en la que además hemos conseguido resolver una situación económica muy complicada», ofrecía Rodríguez Vargas.

No en vano, al ya presidente saliente le ha tocado bailar con la fea crisis económica que ha puesto en jaque a no pocas instituciones culturales sostenidas desde la sociedad civil malagueña. «Cuando llegamos, la institución estaba en número rojos y ahora la dejamos con un superávit de 50.000 euros», ilustra satisfecho Rodríguez Vargas.

Entre los hitos de estos ocho años de gestión, Rodríguez Vargas recuerda la apertura de la biblioteca tras la donación de los descendientes de Antonio Alcalá López, la recuperación del espacio expositivo Frank Rebajes y la promoción de la escena teatral con ciclos como Escena Bruta y los Premios Ateneo de Teatro, entre otras actuaciones.

Con más de 600 ateneístas y extensiones activas en Fuengirola, Villanueva del Rosario, Torremolinos, Ojén y Benaoján –tal y como enumera el ya expresidente–, el Ateneo enfila una nueva etapa con la vocación –y el reto– de mantenerse como uno de los agentes más activos en la escena cultural malagueña.

Fotos

Vídeos