Las primeras fotos de Málaga descubren la revolución urbana de la ciudad en el siglo XIX

Piezas expuestas en la muestra/Fernando González
Piezas expuestas en la muestra / Fernando González

La Colección Fernández Rivero muestra en La Térmica los paisajes que grandes maestros de la fotografía hicieron de la capital entre 1854 y 1925

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Se ven numerosos barcos de madera con las velas arriadas y fondeados en el puerto. Delante de la fachada marítima de una ciudad en blanco y negro dominada por su principal hito arquitectónico: una catedral con su sola y majestuosa torre. Es una de las primeras fotos de Málaga de mediados del siglo XIX y lleva la firma de uno de los grandes pioneros de la imagen, el británico Charles Clifford. Y tras este retrato primitivo casi medio centenar de fotos que nos descubren los paisajes más antiguos de la ciudad, que nos van contando la revolución urbanística de la capital. Un recorrido visual por los orígenes de la ciudad contemporánea que se exhibe desde mañana en La Térmica con los fondos de la Colección Fernández Rivero.

'Málaga desde sus atalayas: 1854-1925' es el título de esta muestra que, a través de "los autores más importantes del XIX, como la Casa Laurent, Clifford y Luis León Masson, y de grandes fotógrafos malagueños, como Joaquín Oses y Miguel Osuna", muestran la transformación de una ciudad que cambió su fisonomía ganándole terrenos al mar para un nuevo puerto y para la construcción del Parque, puso las primeras piedras de su Ayuntamiento o retrató escenarios ya casi olvidados como el circo de la Victoria, ha explicado el coleccionista Juan Antonio Fernández Rivero en la presentación de la exposición.

"Lo que aquí proponemos es un paseo por la malaga de 1854 a 1925 para que los visitantes descubran el urbanismo con las panorámicas de aquellos fotógrafos desde las atalayas de la ciudad", ha explicado la historiadora Teresa García Ballesteros, que señala el castillo de Gibralfaro como punto de vista preferido por los autores para poner sus cámaras, que después fueron descendiendo y buscando nuevas perspectivas desde la Alcazaba y la Coracha, la Farola, la torre de la Catedral e incluso los barrios, como Olletas y El Ejido, o el Arroyo de los Ángeles.

Imágenes que buscaban atrapar la ciudad de forma espectacular y que trascienden incluso los límites del papel y de las dos dimensiones con unas primitivas imágenes en 3D estereoscópico o la realización de panorámicas artesanales que hoy podemos hacer con un teléfono móvil y un simple disparo. "Los fotógrafos se subían a Gibralfaro y desde allí tomaban de dos a cuatro instantáneas que después montaban de forma consecutiva para dar esa sensación de amplitud", explica Fernández Rivera, que destaca una panorámica del catalán Josep Boixadera i Ponsa realizada en 1910 con una cámara especial pionera en la que el objetivo giraba y se lograba la imagen en una sola toma.

La exposición 'Málaga desde sus atalayas' ha sido presentada esta mañana en el Photoespacio de La Térmica por el diputado de Cultura, Víctor González, y el especialista en imagen Javier Ramírez, que ha destacado que los fondos atesorados por Fernández Rivero ofrecen "la mejor colección que hay en el mundo sobre fotografía histórica del siglo XIX sobre Andalucía".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos