«Es urgente pensar la sociedad en clave feminista»

Victoria Abón, en la puerta de la sede del Ateneo en calle Compañía./Ñito Salas
Victoria Abón, en la puerta de la sede del Ateneo en calle Compañía. / Ñito Salas

Victoria Abón, presidenta del Ateneo de Málaga

María Eugenia Merelo
MARÍA EUGENIA MERELO

El jueves subió por primera vez como presienta la extensa escalera del Ateneo de Málaga. Victoria Abón, (Málaga, 1965) tiene por delante cuatro años de mandato en una institución civil que fue vanguardia cultural en la ciudad. La entidad es ahora pionera en borrar el género de su liderazgo, una asignatura pendiente en el resto de instituciones civiles malagueñas vinculadas a la cultura y al conocimiento, en las que las presidencias las han ocupado sólo hombres desde que se fundaron. Licenciada en Periodismo y técnico superior en Artes Plásticas, esta profesora de Fotografía de la Escuela de Arte de San Telmo tiene el reto de mantener el pulso de una asociación que floreció en un páramo cultural y que ahora pervive en una ciudad con una agenda cultural apabullante.

Es la primera mujer que preside una institución con medio siglo de historia. A la estructura de la entidad suma una Vocalía de Feminismo

En el siglo XXI, que siga siendo siendo noticia que una mujer ocupa por primera vez un determinado cargo, ¿no es preocupante?

–Muy preocupante. Precisamente por eso vamos a trabajar en ese terreno. Hemos creado una Vocalía de Feminismo para retomar la mirada femenina en unos momentos en los que parece que vamos a la normalidad, que hay mucha igualdad, pero el avance es muy lento y queda por hacer. Los términos igualdad y género se han institucionalizado y parece que estamos en una casi normalidad. Hemos avanzado, pero muy poquito. Es urgente pensar la sociedad en clave feminista

Casi todas las instituciones, centros y asociaciones culturales de esta ciudad, públicas y civiles, están dirigidas por hombres.

– Hay más mujeres trabajando en esos espacios, pero los hombre siempre están arriba. Quedan muchas fases por trabajar. La conciliación familiar, por ejemplo, porque casi todo el peso sigue recayendo en la mujer. Los horarios, la mujer es la que lleva más peso en casa con los hijos. Creo que también, las mujeres tenemos un sentimiento de culpa ahí arraigado si le dedicamos más tiempo a otras cosas que a nuestra familia y a nuestros hijos. Eso hace que nos frenemos muchas veces cuando esos puestos están a nuestro alcance.

Dos mil artistas han firmado un manifiesto denunciando que han sufrido acoso sexual, en Hollywood las actrices empiezan a destapar muchos casos... ¿un nuevo y necesario paso para la igualdad?

–Sin duda. Evidentemente hace unos años no hubiesen sido capaces de denunciar. Las personas que lo hacían eran despedidas o se veían imposibilitadas para seguir trabajando en ese terreno. Es un paso importante que se está dando. Pero queda mucho por hacer. También hay hombres acosados que no se atreven a hablar, porque siempre ha sido un tema tabú.

«Los términos igualdad y género se han institucionalizado y parece que estamos en una casi normalidad»

«Nuestro fuerte es el pensamiento, el librepensamiento, la pluralidad y la crítica»

–¿Usted lo ha sufrido?

–He sufrido tener menos salario por ser una mujer. Fui la primera mujer en Málaga que fue operador de cámara. Cobraba menos por hacer el mismo trabajo que mis compañeros. Cuando preguntaba por qué, me decían que el compañero era un padre de familia. En la televisión en la que trabajaba todo el mundo quería el puesto de informativos para estar en la calle. Se accedía por antigüedad y a mí me saltaron. Cuando pregunté por qué la respuesta fue: hemos pensando que una mujer todo el día en la calle con la cámara no es adecuado. Reclamé el puesto que me correspondía planteando que si no servía me relevasen, pero no por ser mujer.

Peso familiar

Si hay más alumnas que alumnos en las facultades y escuelas de Bellas Artes, ¿por qué luego hay más artistas hombres que mujeres?

–Tengo un curso este año en el que todas son mujeres. Cada vez hay más mujeres artistas. Pero son pocas las que despuntan. ¿Por que? Porque todavía queda mucho para que te tomen en serio. Creo que también muchas mujeres acaban rindiéndose, te cansas de tener que estar demostrando que vales tanto como el compañero que lo hace igual que tú. Y por lo que decía antes, la mujeres sigue llevando el peso de la familia y los hijos y no tiene tanto tiempo como los hombres para dedicarlo a otra cosa. Y en el arte, como en todo, hay que perseverar mucho. El hombre tiene muchas más horas al día para dedicarse a su profesión y a sus aficiones.

«Queremos abrir el Ateneo a las familias, que vengan los niños»

Pese a la creciente valoración de las mujeres artistas, el precio de sus obras es 10 veces menor que el de los hombres.

–El trabajo de la mujer sigue sin estar valorado al mismo nivel que el del hombre. Lo mismo que hay empresas privadas en las que las mujeres cobran menos por hacer el mimo trabajo que los hombres. No se ha avanzado en muchas cosas. Los que están arriba son los hombres, las valoraciones las hacen ellos y no las hacen en términos de igualdad.

–¿Qué espacio ocupan ahora las mujeres en el Ateneo de Málaga?

–Es la primera vez que hay paridad en la junta directiva. En cuanto a socios, de 600, unos 250 son mujeres.

–¿Qué programa ha defendido para acceder a la presidencia?

–Los principios del Ateneo. Lo principal es mantener el Ateneo en al vanguardia del pensamiento y de la cultura. Mucha gente piensa que el Ateneo es algo trasnochado. Pero desde su fundación ha estado en la vanguardia del pensamiento. Los intelectuales que lo fundaron quería traer a Málaga un pensamiento alternativo y avanzado, debatir todos los temas de actualidad e ir por delante. Eso se ha mantenido a lo largo de la historia. Y sigue a la vanguardia del pensamiento. Y, por supuesto, la cultura en libertad. La independencia y el pluralismo son dos pilares del Ateneo.

Además de la Vocalía de Feminismo, ¿con que otras novedades llega?

–Queremos sacar a la palestra a mucha gente que hace cosas interesantes en el ámbito de la cultura en la ciudad y a la que no se les abren las puertas en otros espacios. Queremos ser semillero creativo. Queremos rehabilitar el Aula Picasso para que forme parte de ese semillero. Queremos abrir el Ateneo a las familias, que vengan los niños. Vamos a programar talleres y seminarios familiares los fines de semana. Hemos creado la Vocalía de Biblioteca para impulsar actividades en torno al libro. Recuperamos el microteatro con Escena Bruta. Y queremos posicionarnos en redes y web, porque son el futuro.

–¿Cuál es el papel de un ateneo, en el siglo XXI y en una ciudad con una actividad cultural inabarcable?

–En Málaga hay muchísima cultura, pero, ¿cuántas veces se debaten temas candentes de la ciudad o del país? Eso se hace en el Ateneo. La cultura no sólo son exposiciones, presentaciones de libros, teatros, cines o conciertos. Ese debate lo aporta el ateneo, y pocas entidades culturales de la ciudad lo hacen. Hemos debatido sobre el hotel del Puerto, incluso sobre animalismo o el bosque urbano, con todas las partes sentadas en la mesa. Nuestro fuerte es el pensamiento, el librepensamiento, la pluralidad y la crítica.

Fotos

Vídeos