El Goya se queda con los debutantes

El presidente de la Academia, Antonio Resines, y Dani Rovira.
El presidente de la Academia, Antonio Resines, y Dani Rovira. / Efe
  • Los malagueños Pablo Alborán y Miguel Herrán triunfan con sus primeros trabajos en el cine en una noche en la que ‘Truman’ se impuso al filme con mas nominaciones , el drama lorquiano ‘La novia’

  • ‘Truman’ se impone en los principales galardones del cine español, que también reconocen la cinta ganadora del Festival de Málaga, ‘A cambio de nada’

El resultado era incierto y, como en los buenos guiones, la sorpresa no se confirmó hasta el final. La película con más candidaturas, ‘La novia’, pasó a ser la gran derrotada de la noche después de que ‘Truman’ le arrebatara los principales galardones de la noche, entre ellas mejor película, director (Cesc Gay), guión original y actores principal (Ricardo Darín) y secundario (Javier Cámara). En total, cinco premios de peso frente a los dos testimoniales que se llevó ‘La novia’ de los doce a los que aspiraba. La otra beneficiada de la noche fue la cinta de Daniel Guzmán, ‘A cambio de nada’, que salió reforzada de una gala en la los premios técnicos se los llevó ‘Nadie quiere la noche’, con cuatro galardones, mientras que Fernando León de Aranoa recogió un inesperado premio al mejor guión adaptado por ‘Un día perfecto’. El malagueño Dani Rovira volvió a hacer de las suyas para que el público disfrutara de un espectáculo que aprendió de los errores del año pasado y redujo la duración a poco más de tres horas. Aunque para ello se cortarán los discursos de los ganadores, como protestó el propio Darín al recoger su premio.

El reparto de galardones empezó con nombre malagueño ya que precisamente fue la gran estrella de la música española actual, Pablo Alborán, el que subió a recoger la estatuilla junto al compositor Lucas Vidal por la banda sonora de ‘Palmeras en la nieve’. Encantado porque su primera nominación se convirtiera en premio, compartió un deseo común de los artistas: «Qué nunca nos corten las alas en la música y en el cine». El malagueño, que tras este galardón pone su anunciado punto y aparte en su carrera, también se acordó de su familia y le dedicó el Goya a su «hermano», Salvador Moreno. Su triunfo recibió también el aplauso de su paisano Antonio Meliveo, compositor del tema principal de ‘El país del miedo’, que también competía en este apartado.

Un punto personal y muy emotivo le puso también a su dedicatoria el otro ganador malagueño de la noche. El debutante Miguel Herrán subió a recoger el galardón al mejor actor revelación por ‘A cambio de nada’ y retuvo las lágrimas para agradecer a su «madre» que «siempre está ahí». Sus otras palabras fueron para el director de la película, Daniel Guzmán. «Has conseguido que un chaval sin ilusiones y sin ganas de estudiar descubra un mundo nuevo y quiera trabajar. Me has dado una vida Daniel», afirmó este joven actor, al que el director encontró un día en la calle y le propuso que se presentara al casting de la película.

La emoción del protagonista se contagio al propio Daniel Guzmán que también subió al escenario para recibir el premio al mejor director novel por ‘A cambio de nada’. Y por su cara, al director se le tuvieron que pasar por la cabeza las imágenes del pasado Festival de Málaga, donde también tuvo que reprimir las lágrimas al recoger la Biznaga de Oro. Recordó los diez años que tardó en poner en marcha esta película, pero sobre todo tuvo palabras para su actriz fetiche en este proyecto: su abuela Antonia Guzmán, que encarna uno de los papeles principales. «Eres mi estrella, has conseguido hacer con 93 años lo que yo nunca he podido», le dijo el director y actor a su abuela allí presente para la que además reclamó nuevos papeles: «Tiene fechas libres y además llena las salas».

La comedia volvió a correr por cuenta del presentador Dani Rovira, que divirtió en sus numerosas intervenciones en los que la política volvió a estar presente. Este año con más razón porque, además de la presencia institucional del ministro de Cultura en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, se encontraban entre el público de la gala los líderes Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos), Pablo Iglesias (Podemos) y el malagueño Alberto Garzón (IU). Con retranca, Rovira les propuso el «pacto de los Goya», en el que también incluyó al presidente ausente, Mariano Rajoy: «La Academia ha preparado una sala con cuatro sillas y un plasma... y que habléis los cinco para que intentéis llegar a un acuerdo». Y les advirtió que no se demorasen mucho en la decisión para «acabar antes de la barra libre para que al final no sea Resines el que presida el Gobierno».

Al margen de ideologías

Precisamente, el aludido Antonio Resines se estrenó en su primer discurso como presidente... pero de la Academia. Como sus predecesores clamó contra la piratería y contra el Iva cultural, que resumió en un mensaje a los políticos presentes y ausentes: el cine «debería ser una cuestión de estado al margen de partidos e ideologías». Aunque su mejor frase fue la inicial, al recordar al mítico Pepe Isbert y al gran Luis García Berlanga al afirmar: «Como presidente vuestro que soy...»

Los paisanos Antonio de la Torre y Salva Reina entregaron galardones, mientras que Manuel Bandera y Bibiana Fernández tuvieron su momento musical. Además, Málaga estuvo muy presente en las intervenciones de Dani Rovira que, como el año pasado con el Opel Kadett, hizo esta vez del chiringuito de los Hermanos Rodríguez un lugar recurrente en el que ofreció gazpacho a Tim Robbins, «soleil» a Juliette Binoche y «almóndigas» al ministro Méndez de Vigo.

Mariano Ozores recibió un merecido Goya de Honor con el que se reconocía un cine comercial y muchas veces denostado, pero al que el tiempo ha jugado a su favor como retrato social de la España del tardofranquismo.

Natalia de Molina vivió una de las sorpresas de la noche cuando se impuso a Inma Cuesta (‘La novia’) en el apartado de actriz protagonista por su papel de madre coraje en la cinta andaluza ‘Techo y comida’, de Juan Miguel del Castillo. La intérprete, formada en la ESAD de Málaga, no pudo contener su emoción con este galardón que redondeó una buena noche para el Festival de Málaga, de donde surgió tanto este drama como el filme ‘A cambio de nada’, que se llevó otros dos galardones.