«Antes había una positividad que ahora ya no existe»

Ceres Machado, en un descanso de uno de los ensayos de la obra. /SUR
Ceres Machado, en un descanso de uno de los ensayos de la obra. / SUR

Ceres Machado, directora de ‘A quién te llevarías a una isla desierta’, que llega este domingo al Teatro Cervantes

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

«Celeste, Eze, Nacho y Marta son amigos desde hace demasiado tiempo. Han creado un universo propio entre las paredes de un ruinoso piso compartido en un barrio universitario de Málaga. Pero ya ni son estudiantes, ni adolescentes, ni soñadores. Han cambiado casi sin darse cuenta» . Ese el inicio de la sinopsis de ‘A quién llevarías a una isla desierta’ (4 de febrero, 19.00 horas en el Echegaray), la obra ganadora del Primer premio de Artes Escénicas MálagaCrea 2017. Su directora, Ceres Machado, la considera un acercamiento a una generación nacida en los 80’.

Parece un argumento actual y actualizado. ¿Qué se va a encontrar el espectador?

–Es una obra en la que el espectador se va encontrar un viaje a ese momento de cuando éramos compañeros de piso; cuando éramos universitarios; cuando entras en esa transición de joven a adulto. Es el día que acabas la carrera, y ya no tienes excusa para seguir viviendo de tus padres. Tienes que empezar a buscarte la vida por tu cuenta, y da mucho miedo; da mucho vértigo. Te has imaginado un futuro que iba ser de una manera, y luego te vas encontrando un poco la realidad. Habla de nuestra generación, de los que ahora tenemos entre 30 y 35 años. Salimos de la universidad y nos encontrábamos una crisis enorme, y con pocas posibilidades laborales.

La obra, ganadora del Primer premio de Artes Escénicas MálagaCrea 2017, retrata un momento vital de la generación nacida en los 80

«Las relaciones personales han cambiado porque han cambiado las ganas»

«Veo a los universitarios de ahora muy desmotivados»

Entiendo, por tanto, que es el espectador se va a sentir identificado...

– Hemos tenido gente de 50 años que ha visto la obra y luego nos han contado que después de aquello llamaron a sus antiguos compañeros de piso a los que hacía 25 años que no veían. Creo que la obra remueve no sólo a una generación en concreto, porque además habla del amor, de su descubrimiento. De irte con tu pareja y construir una vida nueva. Pero pasa algo en ese último día en el piso. Hay una fiesta de despedida con cervezas de por medio, y las cosas no salen como estaban previstas.

Sin embargo, no sé si coincide en que la forma de afrontar el amor en estos tiempos es distinta.

–Las relaciones han cambiado, porque han cambiado las ganas. Nosotros teníamos muchas ganas de todo, no solamente de sacar adelante una relación, sino de sacar una carrera profesional. Había una positividad que ahora no existe. Por tanto, las relaciones se han visto afectadas también. Todos los años me llaman para dar una charla en la universidad, y voy viendo a los alumnos que van cambiando. Y los veo muy desmotivados. Eso hace que ni siquiera las relaciones se las tomen tan en serio. Además se está creciendo tarde; estamos asumiendo la madurez muy tarde. Yo veo un cambio muy fuerte, antes no era así. Al final yo creo esto es motivación. No es posible que hayamos cambiado tanto en tan poco tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos