El Pompidou seguirá en Málaga hasta 2025

El presidente del Centre Pompidou, Serge Lasvinges, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, firmaron ayer la prórroga. /Ñito Salas
El presidente del Centre Pompidou, Serge Lasvinges, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, firmaron ayer la prórroga. / Ñito Salas

El Ayuntamiento y el museo galo firman un protocolo de intenciones que deberán refrendar antes de finales de marzo de 2019

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Existen fechas concretas, momentos cruciales que marcan la historia de un proyecto. En el caso del nacimiento del Centre Pompidou Málaga, ese punto de inflexión podría encontrarse en el descanso del partido entre las selecciones de España y Francia que se jugó en La Rosaleda el 7 de febrero de 2008. Allí comenzaban las gestiones que cuajaron en la apertura de la primera filial del museo galo fuera de Francia el 28 de marzo de 2015. Ese día se ponía a cero el contador de un convenio suscrito por cinco años, ampliables por el mismo periodo. Y justo esa prórroga superaba su propio Rubicón hace dos semanas, cuando Felipe VI mostraba su deseo de continuidad de la filial malagueña durante su discurso en entrega de las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes en la sala central del Pompidou de Málaga.

Así lo admitía ayer el propio presidente del Centre Pompidou, Serge Lasvignes, durante la firma del protocolo de intenciones que hace oficial la noticia adelantada por este periódico (ver aquí) sobre el acuerdo entre el Ayuntamiento y el Pompidou para ampliar la estancia de la filial hasta 2025. «Me tocaron mucho las palabras de su majestad el rey», compartía ayer Lasvignes en un acto en el que también avanzaba la intención del museo francés de estrechar lazos con otras instituciones culturales locales: «Con este acuerdo que se firma hoy podemos comenzar a trabajar con vistas a 2021 para pensar cómo mejorar y conocer mejor la escena cultural malagueña y al mismo tiempo trabajar mejor con los otros museos para crear un círculo, un canal de comunicación conjunto».

Es uno de los retos que se marcan en el museo francés cuando apenas se ha superado el ecuador del primer convenio y ya se han sentado las bases oficiales para la aplicación de la prórroga hasta 2025. Una ampliación de la estancia que, según el alcalde Francisco de la Torre, mantendrá las mismas condiciones económicas que el acuerdo actual; es decir, una aportación municipal al Pompidou de 2,07 millones de euros al año, un millón por el uso de su ‘marca’ y de sus colecciones y el resto por los seguros, transportes y asesoramiento. De este modo, el Ayuntamiento habrá pagado al Pompidou 20,7 millones de euros en una década.

Eso sí, lo firmado ayer deberá refrendarse antes de finales de 2019 en un convenio que desarrolle ese y otros aspectos, como la periodicidad de las exposiciones «semipermanentes» en el Cubo. Lasvignes avanzaba ayer que, en principio, se mantendrá la frecuencia actual, con dos exhibiciones durante la vigencia del convenio, a razón de un proyecto cada dos años y medio.

Las claves

20, 7
millones de euros habrá pagado el Ayuntamiento de Málaga alCentre Pompidou a lo largo de los dos acuerdos de cinco años que establecen un abono anual de 2,07 millones de euros.
70
actividades anuales promueve el Centre Pompidou Málaga. Desde su apertura en marzo de 2015 ha ofrecido siete exposiciones temporales y dos montajes de larga estancia (dos años y medio).
60%
de los asistentes al Centre Pompidou Málaga son visitantes nacionales, mientras que el 40% restante son foráneos. Los porcentajes son similares a los ofrecidos por el Pompidou de París.
6
exposiciones-taller gratuitas dirigidas al público infantil ha programado la filial. Se trata de una de las variantes de su actividad que mejor acogida ha tenido entre los visitantes malagueños.

«Queremos esforzarnos en abarcar estos dos tipos de público: el local y el turístico. En este punto es similar a la situación en París, donde hay un 60% de público local y un 40% turístico. También queremos desarrollar mejor la pluridisciplinaridad en cuanto a los espectáculos y la mediación para seguir abarcando los aspectos de la escena cultural local», esgrimía Lasvignes sobre una delegación que esperaba recibir a 250.000 visitantes anuales, pero cuyas cifras reales han quedado en 165.288 personas en 2016 y en 168.143 usuarios el año pasado.

Los ingresos en taquilla también se mantienen lejos de las previsiones anunciadas para el Centre Pompidou Málaga (990.000 euros anuales), hasta el punto de que se quedan por debajo de la mitad de esa estimación inicial. Eso sí, han remontado un 4,19% entre 2016 y 2017 con los 421.487 euros contabilizados por ese concepto el año pasado.

Una «aventura»

Pero los discursos ayer no iban por los derroteros de los números sino por palabras como «colaboración», «amistad» y «aventura». «Nos gustaría que os deis cuenta de hasta qué punto esta colaboración con Málaga sigue siendo una aventura para nosotros en todos los sentidos. Más allá de aspectos técnicos y jurídicos, quiero destacar que esta aventura sólo puede ser vivida si hay una comunidad de valores entre los socios que hacen este viaje juntos», ofrecía el presidente del Pompidou.

«Para el Centre Pompidou –seguía Lasvignes– vivir esta experiencia también nos ha supuesto aprender muchísimas cosas. Aprender a salir más allá de nuestras fronteras, trabajar con socios desconocidos en principio y en el extranjero, con referencias culturales diferentes como una prueba de flexibilidad de agilidad y de creatividad. (...) Hay una voluntad de trabajar en equipo con estos socios y en el caso de Málaga esa complicidad se ha conseguido, ha habido confianza y ha derivado en una amistad, lo cual ha sido crucial para el éxito del proyecto».

Además, el presidente del Centre Pompidou destacaba que la delegación malagueña se ha convertido en un «un punto de referencia» de la estrategia de expansión internacional del museo francés, que desde que se inauguró la filial española ha suscrito acuerdos para crear extensiones en Bruselas y Shanghái.

La prórroga mantiene las misas condiciones económicas que el convenio actual

De la Torre también desplegaba su satisfacción por el acuerdo que garantiza la continuidad de su ‘proyecto estrella’ hasta 2025. «El Centre Pompidou Málaga nos ha permitido dar una mayor cohesión social, ofrecer perspectivas que eran impensables, para la educación de los niños y de los jóvenes en esa buena estrategia de mediación», sostenía el regidor, que ha suscrito la prórroga con el Pompidou cuando restan dos años para que venza el contrato actual y a una semana de que termine el plazo dado por él mismo para concretar si aceptará la propuesta del Partido Popular para repetir como candidato a la alcaldía de Málaga en las elecciones de 2019.

«El Centre Pompidou Málaga nos da visibilidad y una proyección internacional muy importante. (…) Es una extraordinaria oportunidad que está siendo bien aprovechada para proyectar la vida cultural de Málaga», defendía ayer el alcalde, que no pudo evitar mostrar su deseo que la delegación del Pompidou se quede en Málaga «para siempre».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos