La Malagueta afronta su renovación para convertirse en centro cultural

Bendodo, explicando los detalles de la rehabilitación. /SUR
Bendodo, explicando los detalles de la rehabilitación. / SUR

La plaza de toros de Málaga combinará la actividad taurina con otros usos ciudadanos

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMEROMálaga

El paso del tiempo a lo largo de sus 142 años de historia y los problemas intrínsecos que arrastra desde su construcción, han provocado numerosos achaques a La Malagueta. Para atajar estos males, la Diputación Provincial, como propietaria de este edificio catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), ha comenzado una profunda rehabilitación de la plaza de toros de Málaga para convertirla, manteniendo su esencia taurina, en un nuevo foco cultural de la ciudad abierto a otros usos y con utilidad todo el año.

La primera fase de los trabajos, de limpieza e impermeabilización, ya está en ejecución y la segunda está en licitación; se prevé la finalización para la primavera de 2019

Los primeros trabajos, con una inversión de 220.000 euros, ya están en marcha y se centran en la limpieza e impermeabilización de las gradas del tendido del coso. Una obra ejecutada por la empresa Hermanos Campano y que es vital para evitar que las humedades que afectan a muros, tejados y cerramientos de la plaza produzcan mayores deterioros.

El objetivo de la Diputación es que estos trabajos estén concluidos en unos tres meses. Paralelamente, se encuentra en fase de licitación el proyecto más ambicioso de actuación que, con un presupuesto de 6,64 millones de euros –dos de esos millones incluidos en las cuentas provinciales de este 2018–, permitirá acometer una intensa remodelación de la plaza de toros y renovación de sus espacios interiores y fachadas. Se prevé que estos trabajos puedan estar adjudicados en un mes y concluidos en la primavera de 2019.

Actuaciones

Tendidos y fachadas.
Impermeabilización y rehabilitación.
Interior.
Reubicación de espacios como las taquillas; los pasillos quedarán diáfanos para habilitarse como zona de exposiciones y muestras; se mejorará la iluminación y el saneamiento; y se reformará la enfermería.
Corrales.
En la zona sur se levantará un auditorio con dos salas.

En esta segunda fase se rehabilitarán las fachadas y los elementos decorativos; habrá refuerzos estructurales en los forjados; se mejorará las condiciones de seguridad de las barandillas exteriores; y se reubicarán las áreas técnicas taurinas de la plaza en un mismo sector, donde se incluirán las oficinas de la empresa, la zona destinada a la escuela taurina provincial, los laboratorios de los veterinarios, la consejería y el nuevo acceso a chiqueros. También se procederá a la renovación y remodelación de la enfermería para adaptarla a las nuevas exigencias sanitarias, se instalarán dos ascensores para facilitar la accesibilidad y se mejorará la iluminación –se colocarán proyectores LED–, las canalizaciones eléctricas e instalaciones de saneamiento y fontanería.

Para reforzar el carácter cultural del edificio se hará un nuevo centro de arte de la tauromaquia mediante el remodelado del actual museo; habrá un espacio para una tienda-librería; se habilitará en la planta baja de la plaza una zona para exposiciones temporales, para ello los pasillos interiores quedarán diáfanos; y en la alta, además de un espacio para muestras permanentes, se ubicará una cafetería-restaurante. En la zona sur de los corrales se instalará un auditorio con dos salas (para 160 y 50 asistentes, respectivamente), según se recoge en el proyecto redactado por los arquitectos de la institución provincial Borja Peñalosa Bejarano, Manuel Rodríguez Ruiz y Rafael Salas Pulido. Ello obligará a una reestructuración de los actuales corrales del coso.

Visita

Así lo anunció ayer el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, durante una visita a las obras para dar a conocer el proyecto acompañado de los diputados de Cultura y Fomento, Víctor González y Francisco Oblaré, respectivamente; el portavoz de Ciudadanos en la institución provincial, Gonzalo Sichar; la concejala de Cultura de la capital, Gemma del Corral; José Carlos Escribano, gerente de la empresa Toros del Mediterráneo, actual gestora del coso; técnicos de la Diputación; representantes del sector taurino y de la asociación de vecinos de La Malagueta. Estos últimos agradecieron a la institución provincial que dote al barrio de una infraestructura cultural.

Bendodo destacó que era «urgentísimo» acometer la rehabilitación de La Malagueta ante las graves deficiencias que sufría y remarcó que esta actuación para poner en valor este monumento y que pueda ser usado por los vecinos del barrio cuenta con todos los permisos de la Junta de Andalucía y se hará «de manera escrupulosa y respetuosa».

Las obras impedirán el festejo de Semana Santa, pero sí se desarrollará con normalidad la feria taurina de agosto

«Con este proyecto pretendemos dar la relevancia que merece un inmueble como La Malagueta. Porque no se entiende que Málaga tenga un edificio tan emblemático, una seña de identidad de la ciudad, que sólo se utiliza unos cuantos días durante los festejos taurinos. Por eso queremos que tenga uso durante todo el año y se convierta en un referente cultural», afirmó el presidente de la Diputación, quien añadió que La Malagueta se unirá así a la oferta turística y cultural de la capital y la provincia. Un nuevo uso parael coso que llega después de que fracasara el proyecto de la plaza de la gastronomía.

Bendodo destaca que el coso se pondrá en valor y tendrá uso durante todo el año

Elías Bendodo explicó que debido a las obras que se están ejecutando este año no se podrá celebrar el tradicional festejo taurino en La Malagueta durante la Semana Santa, pero subrayó que la feria taurina de agosto se podrá desarrollar con normalidad.

Por su parte, el arquitecto Manuel Rodríguez dijo que tras dos años de estudios los técnicos han determinado que la plaza de toros de Málaga está «en un estado preocupante de conservación con grandes deficiencias», que hace necesaria su rehabilitación. En este punto, sostuvo que darle uso durante todo el año al coso contribuirá a mejorar su conservación una vez se someta a una rehabilitación que es vista, por la mayoría, como necesaria para mantener en las mejores condiciones un edificio que es estampa icónica de Málaga desde hace casi siglo y medio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos