La plantilla del Museo de Málaga niega que el cierre por las tardes se deba al convenio colectivo

La Aduana, cerrada a partir de las tres de la tarde. /Fernando González
La Aduana, cerrada a partir de las tres de la tarde. / Fernando González

El personal de la Aduana denuncia que el horario veraniego de apertura hasta las tres se «impuso» por parte de la Consejería de Cultura

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Los trabajadores del museo de la Aduana se han tomado su tiempo para responder. Y lo han hecho de forma diáfana: «El personal del Museo de Málaga, tras las últimas declaraciones de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, quiere dejar constancia de que las circunstancias por las cuales dicha institución tiene horario de verano circunscrito a las mañanas de 9.00 a 15.00 horas no es consecuencia directa del convenio laboral de dicho personal». Así empieza el escrito que los representantes de estos trabajadores han entregado a la dirección del museo y al que SUR ha tenido acceso.

«Vincular el cierre del centro en horario de tarde con dicho convenio ha creado en la opinión pública la idea de que son los trabajadores del museo los que han impedido dicha apertura o son su obstáculo, cuando no depende de nosotros ni de nuestras organizaciones sindicales dicha circunstancia», defienden los trabajadores en el documento.

«No obstante, se ha permitido que la imagen del colectivo como insolidario e indolente en el trabajo se haya extendido en los medios de comunicación y redes sociales como definitoria de nuestra actitud en los puestos laborales del museo que ocupamos, en un momento social especialmente sensible por la general pérdida de derechos laborales durante los últimos años de crisis y el elevado nivel de paro de la población española», sigue la carta.

La plantilla critica las condiciones «indignas» de algunas zonas del palacio

En este sentido, la plantilla del Museo de Málaga defiende en su escrito que el actual convenio colectivo fue «impuesto» por la consejería en 2013, «para evitar procesos de sustitución de vacantes por vacaciones en los meses de verano desde el año 2014, lo que fue contestado con una protesta de sus trabajadores en defensa de los horarios de la cultura en nuestra Comunidad Autónoma».

Hasta la fecha, la Consejería de Cultura ha justificado en la aplicación del convenio colectivo de estos trabajadores la decisión de que todos los museos gestionados de manera directa por la Junta de Andalucía cierren a las tres de la tarde entre el 16 de junio y el 15 de septiembre. En este escenario planteado en plena temporada alta turística surge, eso sí, la excepción del Museo de Almería, que organiza diversas actividades vespertinas de miércoles a sábado durante los meses estivales, en virtud del acuerdo entre el comité de empresa y la dirección del museo.

«Creemos (que) ha habido una evidente falta de planificación que atenuase la actual situación», sostiene el personal del Museo de Málaga en su carta. El documento también defiende que «ese respeto por el convenio no se está aplicando por la administración en todas sus cláusulas». Además, el personal del Museo de Málaga denuncia «la desatención por la administración gestora de las legítimas reclamaciones sobre los vestuarios y zonas internas destinadas al personal del museo en la planta sótano del Palacio de la Aduana, indignas a las medidas higiénico-sanitarias aplicables a este tipo de espacios en edificios públicos».

Los trabajadores del museo provincial dedican el tramo final de su escrito a plantear tres demandas tanto a la administración andaluza como a las organizaciones sindicales «para superar la actual situación». La primera consiste en una rectificación por parte de la Junta sobre los argumentos establecidos hasta ahora que, en opinión de la plantilla del museo, «repercute directamente» en su «valoración como trabajadores públicos». La segunda demanda pasa por «una nueva negociación que actualice la Relación de Puestos de Trabajo» del museo, «cuyo número a seis meses de su apertura se ha demostrado insuficiente y está originando problemas en la negociación de permisos y licencias para dicho personal, incluso contemplando la reducción horaria estival». Y como tercera y última petición, la plantilla del Museo del Málaga plantea «el cumplimiento íntegro de los acuerdos adoptados en dicho convenio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos