Pequeños grandes artistas en el CAC Málaga

Pequeños grandes artistas en el CAC Málaga
Ñito Salas

Medio centenar de familias participan en las actividades organizadas por el museo con motivo de su XV aniversario

PABLO MARINETTO

Apenas superan el metro de estatura y difícilmente pueden descifrar los entresijos que acogen las mentes de los artistas contemporáneos. Pero esta mañana cualquier excusa era válida para dejar correr la imaginación. Y si no que se lo digan al más de medio centenar de niños que se acercaban hasta el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) para disfrutar del Family Day, una jornada de actividades para toda la familia puesta en marcha por el centro con motivo de su décimo quinto aniversario.

Alrededor de las 11.00 ya eran muchos los pequeños que llegaban junto a sus padres al CAC. Miguel y Julia, dos hermanos de 5 y 7 años pasaron parte de la mañana en la sala central del espacio de exposiciones, que albergaba 'RetratARTE', una actividad con espejos y siete caballetes enfocada a dejar brillar la creatividad de los niños y permitirles crear una interpretación propia de sí mismos. “Creo que es importante traer a los niños a este tipo de actividades culturales y sacarles un poco de la rutina. Intentamos hacer algo diferente cada fin de semana”, explicaba Begoña Jiménez, madre de Miguel y Julia.

Ñito Salas

Pero sin duda, si hubo algo que hizo jugar a la familia al completo, eso fue ‘La obra escondida’. Los distintos espacios del museo se convirtieron en un campo de juego con pistas y varias obras distribuidas por el centro, esperando a ser encontradas y plasmadas en el papel por padres e hijos. “En casa está siempre dibujando, así que hoy está encantada. Ojalá se organizarán más actividades así para que desarrollen su imaginación y aprendan jugando”, relataba María del Carmen Ruiz, sentada junto a su hija Paula frente a una de las obras.

La libraría Agapea, que concedió algunos regalos a los participantes más originales y rápidos de ‘La obra escondida’, ofreció también de 12.00 a 13.00 horas un taller de cuentacuentos, con disfraces y pelucas, que hizo las delicias de estos pequeños. Arte y literatura unidos de la mano para cautivar las mentes entusiastas de estos posibles futuros artistas. Porque ya decía Picasso que todos los niños lo son hasta que crecen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos