El párroco del Santo Ángel vuelve a mostrar la Virgen del Copo de Eugenio Chicano en el altar

La Virgen del Copo, a la derecha, junto a la Dolorosa que ha sido restaurada. /Fran Acevedo
La Virgen del Copo, a la derecha, junto a la Dolorosa que ha sido restaurada. / Fran Acevedo

El cuadro que el artista malagueño realizó en 1971 está de nuevo visible, pero no así la pintura de un Crucificado que donó al templo en el año 2011

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

El cuadro de la llamada Virgen de la Tralla que el pintor malagueño Eugenio Chicano realizó en el año 1971 para el altar mayor de la parroquia del Santo Ángel, en la calla Ayala de la capital, vuelve a estar de nuevo visible tras la polémica que protagonizó el pasado mes de febrero por la decisión del párroco del templo, José Diéguez, de ocultarlo tras un pequeño altar con una imagen de la Inmaculada Concepción, que finalmente ha sido desplazado a un lateral del templo. De esta forma, la conocida como 'Virgen del Copo' vuelve a estar visible en una iglesia que este pasado domingo recibió la visita pastoral del obispo, Jesús Catalá.

A preguntas de este periódico, Diéguez apuntó que esta pasada cuaresma ya se retiró el altar que ocultaba la obra de Chicano. Junto a ella ha sido situada, en un dosel burdeos, una antigua Dolorosa de vestir que se encontraba en la parroquia y que ha sido restaurada recientemente por Enrique Salvo. Al otro lado del presbiterio se encuentra expuesto el cuadro con una imagen de Cristo Crucificado con el que el párroco sustituyó el que Chicano donó a la parroquia en el año 2011. En este caso, según indicó, esta obra del pintor no se va a volver a colocar de momento en el altar mayor porque no forma parte en origen de su concepción. Según aseguró, aunque lo donó en 2011, no fue instalado hasta varios años después.

El pintor sigue molesto porque argumenta que el Cristo que regaló forma parte del mural

Por su parte, el artista Eugenio Chicano mostró a SUR su disgusto porque, aunque la Virgen de la Tralla esté visible, sigue retirada la tabla con la pintura de un Cristo Crucificado que regaló al templo. «El Crucificado forma parte del mural y nadie tiene por qué tocar un retablo. Le puede poner telas por delante, pero tocarlo, no. Para algo están los derechos de autor», dijo Chicano.

Necesidad litúrgica

El reconocido pintor malagueño explicó que, décadas después de realizar el mural para el altar mayor de la parroquia del Santo Ángel, un sacerdote le explicó que carecía de la presencia de una imagen de Cristo Crucificado que, según las normas de la liturgia católica, debe estar presente para la celebración de la eucaristía. «Me explicó que habían estado usando uno de metal, colocado en un pedestal, así que yo me ofrecí a pintarle uno y se lo regalé para completar mi mural. Lo ha puesto el pintor por una necesidad del rito. Cuando son obras completas no se tocan, o por lo menos vamos a ponernos de acuerdo», remarcó Eugenio Chicano, quien afirmó que, una vez que se lo regaló al párroco de entonces, fue colocado «inmediatamente» en el altar.

Pese a que la conocida como Virgen del Copo ya puede contemplarse de nuevo, Chicano continúa molesto con la retirada del cuadro del Crucificado. «Estando yo aquí me podrían haber avisado, todavía estoy esperando a que alguien del Obispado se ponga en contacto conmigo», dijo.

La retirada de las dos obras de Eugenio Chicano de la parroquia malagueña fue denunciada por el historiador del arte Jorge Cabrerizo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos