El párroco del Santo Ángel retira dos obras de Eugenio Chicano por «no inspirar a la devoción»

Mobiliario delante del mural/
Mobiliario delante del mural

El Obispado traslada el caso a su departamento de Patrimonio tras la denuncia por la ocultación de una Virgen y un Cristo realizados por el artista

ANTONIO JAVIER LÓPEZ MÁLAGA.

A principios de la década de los años 70, Eugenio Chicano firmaba una de sus mayores obras de arte urbano en su ciudad natal: el mural de Santa Rosa de Lima. Lo hacía junto al arquitecto Antonio García Garrido, que poco después le encargaba otro mural, este para la parroquia del Santo Ángel situada en la calle Ayala de la capital malagueña. Los vecinos de la zona y los obreros de las fábricas colindantes participaron en la elaboración de aquella pieza que ahora regresa a la actualidad por otros motivos.

El párroco del Santo Ángel, José Diéguez, ha decidido retirar de la mirada de feligreses y del resto de los visitantes del templo dos obras de Chicano: la 'Virgen de la Tralla' (1971) incluida en el mural y conocida de manera popular como 'La Virgen del Copo' y el 'Cristo crucificado' (2011) que Chicano donó años después a la Diócesis de Málaga y que presidía el altar. Diéguez argumentaba ayer su decisión: «En la cuestión artística no entro porque se trata de algo muy subjetivo, pero para estar al culto se necesitan imágenes que inspiren devoción y no es el caso».

SUR solicitó ayer a los representantes del Obispado de Málaga su versión de lo sucedido. Los portavoces de la Diócesis se limitaron a plantear que se trata de «una decisión del párroco», si bien anunciaron el traslado de los hechos al departamento de Patrimonio de la Diócesis para que se pronuncie.

En alusión a su medida de ocultar las dos obras de Chicano, el párroco del Santo Ángel añadía: «La alegría ha sido unánime en la feligresía». De este modo, la 'Virgen del Copo' de Chicano permanece oculta tras un pequeño altar colocado delante de ella con la imagen de otra Virgen de estilo más realista. Por su parte, el 'Cristo crucificado' ha sido sustituido por otro lienzo, si bien el párroco explicaba ayer que esta obra de Chicano permanece en las dependencias de la parroquia y que puede ser vista por quien así lo desee.

La retirada de las dos obras de Eugenio Chicano de la parroquia malagueña era denunciada ayer por el historiador del arte Jorge Cabrerizo. «Este conjunto es, junto con los frescos de Santa Rosa de Lima y el techo del Salón del Tronos de la Cofradía del Paso y la Esperanza, una de las obras religiosas más representativas del pintor», destacaba el especialista.

«Este altar fue la primera obra que vi de Chicano cuando me trasladé a Málaga hace ocho años. Ha sido una pieza muy incomprendida, pero es una de las más importantes dentro de su producción. Hace un tiempo comprobé que la Virgen había sido tapada por un altar de estilo más realista y luego el Cristo Crucificado que Chicano donó con posteridad ha sido sustituido por otra pieza», denunciaba Cabrerizo.

Desde los años 70

«La 'Virgen del Copo' forma parte del altar de esta parroquia desde hace casi 50 años, y el 'Cristo crucificado' fue donado por el pintor a la Diócesis de Málaga en el año 2011 con el objeto de completar de manera estilísticamente coherente el conjunto para su uso litúrgico», añadía el historiador antes de lamentar: «En la actualidad, ninguna de las dos piezas de arte religioso se encuentra en la ubicación para la que fueron ideadas».

Cuestionado por SUR sobre estos hechos, Chicano confirmaba ayer que había tenido noticia de este suceso, si bien su delicado estado de salud durante los últimos meses le ha impedido trasladarse a la parroquia para comprobar el estado de su obra. «No quiero entrar en ninguna polémica, pero me parece una barbaridad. Hay que respetar la obra de los artistas», lamentaba el creador malagueño, miembro de la llamada Generación del 50, esencial en el tránsito hacia la modernidad del arte en Málaga y de la que forman parte artistas como Enrique Brinkmann, Francisco Peinado, Francisco Hernández, Gabriel Alberca y Stefan, entre otros.

Autor del pabellón español en la Bienal de Venecia de 1982, Medalla de la Ciudad y poseedor del título de Hijo Predilecto, Chicano da nombre a una plaza en la capital y a una calle en Vélez-Málaga.

Para Cabrerizo, la decisión de ocultar ambas obras «constituye un atentado contra la obra del artista Eugenio Chicano y contra el patrimonio artístico y religioso de la ciudad de Málaga». Y añade: «Si ambas imágenes no hubiesen sido acertadas para el culto, la 'Virgen del Copo' no hubiera presidido el altar desde hace casi cinco décadas y el 'Cristo Crucificado', regalo del pintor, no hubiese sido aceptado en 2011 por la Diócesis de Málaga y colocado en el altar, donde se encontraba hasta hace poco».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos