El párroco del Santo Ángel critica que los templos se usen «para cuestiones culturales»

Obras retiradas. Cristo Crucificado’. Esta obra data de 2011 y ha sido retirada del altar por el párroco. ‘Virgen de la Tralla’. Fechada en 1971, ha sido ocultada por otra imagen de una virgen más realista./
Obras retiradas. Cristo Crucificado’. Esta obra data de 2011 y ha sido retirada del altar por el párroco. ‘Virgen de la Tralla’. Fechada en 1971, ha sido ocultada por otra imagen de una virgen más realista.

El sacerdote que ocultó las obras de Eugenio Chicano denuncia los modos «impuestos por la sociedad manipulada por el diablo» y cree que las imágenes deben ser «adecuadas a la belleza de María y de Jesús»

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

El pasaje del Evangelio que se leyó ayer en misa hablaba del milagro que realizó Jesucristo con la suegra de Simón, curándola de unas fiebres. Pero el párroco del Santo Ángel, José Diéguez, decidió arrancar su homilía con otro tema mucho más actual: la polémica provocada por su decisión de ocultar dos obras del pintor Eugenio Chicano que presidían el altar de esta iglesia malagueña. El sacerdote ya había justificado la retirada de las imágenes, que representan a la Virgen y a Jesús crucificado, afirmando que éstas no «movían a la devoción». Ayer ante sus feligreses amplió sus argumentos y llegó a criticar que los templos se utilicen «para cuestiones culturales y sociales», usos que provocan, según él, que Dios «quede oculto en su propia casa».

Noticias relacionadas

«A veces la sociedad manipulada por el diablo impone unos modos o estilos que son los políticamente correctos. Pero nosotros no estamos manipulados por el diablo, sino que solamente nos mueve el amor de Dios. Y queremos manifestar el amor de Dios a través de la belleza», aseveró el cura de esta parroquia ubicada en la calle Ayala, añadiendo que aunque siempre «nos quedaremos cortos a la hora de representarla, tendremos que procurar por todos los medios que sea siempre una imagen adecuada a la belleza de María y a la belleza de Jesús». «Es necesario que cuando nos dirigimos a Dios podamos tener un referente que nos mueva a la devoción. Y sabéis por qué lo digo», insistió, en clara referencia a las dos pinturas de Eugenio Chicano que ya no están a la vista del público en su iglesia.

Las obras en concreto son ‘Virgen de la Tralla’ (1971), que está incluida en el mural del altar y es conocida de manera popular como ‘La Virgen del Copo’; y el ‘Cristo crucificado’ (2011), que Chicano donó años después a la Diócesis de Málaga para que presidiera el altar. La primera permanece oculta tras un pequeño altar colocado delante de ella con la imagen de otra Virgen de estilo más tradicional, mientras que la imagen de la cruz ha sido sustituida por otro lienzo.

El rey desnudo

En la homilía, el sacerdote recurrió a la conocida fábula del Rey desnudo, en la que un monarca es engañado por unos sastres fraudulentos que le prometen un traje confeccionado con telas que sólo son visibles por las personas inteligentes, pero en realidad esas telas son inexistentes, por lo que el mandatario sale a la calle desnudo y sólo un niño es capaz de decir la verdad y romper el engaño. «A veces nosotros también estamos engañados», aseveró José Diéguez ante sus feligreses.

Las dos pinturas que han sido retiradas de la vista «no mueven a la devoción», según el cura

La retirada de estas obras ha desatado una oleada de críticas en el mundo artístico malagueño. El propio autor, Eugenio Chicano, ha manifestado su pesar y ha pedido que intervenga la máxima autoridad eclesiástica malagueña y restituya las imágenes a su ubicación original. «Apelo al obispo de Málaga y a los conservadores de la Catedral y del patrimonio religioso a que intervengan y paren esto», afirmaba el sábado el artista, que recordaba que el mural nació hace medio siglo de la colaboración con el párroco de entonces, los feligreses y los vecinos de El Bulto, que incluso ayudaron en su ejecución. Chicano es también autor de otras importantes obras de arte religioso, como los frescos de la Iglesia Santa Rosa de Lima y del Salón de Tronos de la Archicofradía del Paso y la Esperanza.

Hasta ahora, el Obispado se ha limitado a afirmar que se trata de una «decisión del párroco» y que trasladará los hechos al departamento de Patrimonio de la Diócesis para que se pronuncie.

La denuncia sobre la retirada de las pinturas de Eugenio Chicano ha partido del historiador del arte Jorge Cabrerizo, que las considera, junto con los frescos de Santa Rosa de Lima y el techo del Salón del Tronos de la Cofradía del Paso y la Esperanza, una de las obras religiosas más representativas del pintor. Para Cabrerizo, la decisión del párroco constituye un atentado contra la obra del artista y contra el patrimonio artístico y religioso de la ciudad de Málaga. También han manifestado su rechazo otros artistas malagueños como Enrique Brinkmann, Francisco Peinado o Paco Aguilar.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos