El Papa dedica un saludo especial a los peregrinos de Málaga

E. P. ROMA.

Tras rezar la oración mariana del Ángelus, el Papa Francisco dio la bienvenida ayer a los miles de fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, procedentes de Roma, Italia y otros países, y dedicó un saludo especial a los peregrinos de las diócesis de Málaga, Granada y Córdoba. En su intervención, el pontífice avisó del «peligro» que supone vivir para cultivar el beneficio propio y los intereses privados.

«Es común, en efecto, la tentación de aprovecharse de actividades buenas, a veces necesarias, para cultivar intereses privados, incluso que a veces son ilícitos. Es un peligro grave, especialmente cuando instrumentalizan a Dios mismo y el culto a Él, o también el servicio al hombre, su imagen», reflexionado en torno al Evangelio que narra el momento en el que Jesús expulsa a los mercaderes del templo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos