El Papa aboga por la libertad frente a las «banalidades»

R. C. VATICANO.

El Papa invitó a los católicos a custodiar la libertad y dedicar unos minutos de silencio a Dios cada día frente a «las banalidades corrosivas del consumo» y «las olas impetuosas de las murmuraciones» durante la homilía de la misa que celebró el primer día del año, cuando la Iglesia lleva a cabo la 51 Jornada Mundial de la Paz que abre el 2018 con el lema 'Migrantes y refugiados: hombres y mujeres que buscan la paz'. Se trata de un mensaje en el que el Papa expresó sus deseos de paz para todos los pueblos y para las naciones del mundo y que marcará la línea diplomática de la Santa Sede durante todo que acaba de comenzar.

En su primera homilía del año, el Pontífice también advirtió sobre la «ruidosa confusión de la publicidad» y «la abundancia de palabras vacías» para «custodiar el alma». También instó a los fieles a mirar en su corazón para comenzar el nuevo año «desde el centro, dejar atrás los fardos del pasado y empezar de nuevo desde lo que importa».

Por otra parte, reiteró su mensaje de apoyo a los inmigrantes al pedir «un horizonte de paz» para ellos e instó a los líderes políticos, religiosos y sociales a no apagar «la esperanza de su corazón» y no sofocar «sus expectativas». Recordó el Papa a los que «están dispuestos a arriesgar la vida en un viaje que en gran parte de los casos es largo y peligroso».

«No apaguemos la esperanza en su corazón; no sofoquemos sus esperanzas de paz. Es importante que por parte de todos, haya un esfuerzo por garantizar a los refugiados, a los inmigrantes, a todos, un futuro de paz», dijo el Papa, que abogó por un «mundo más solidario y acogedor». La primera intervención del Santo Padre se realizó bajo un intenso dispositivo policial alrededor de la plaza de San Pedro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos