Oreja para Escalona, Corruco y Aguilar en el inicio del certamen

Aguilar, Juan Diego, Trigueros, Corruco, Escalona y Edo, ayer, en el patio de cuadrillas. / Eduardo Nieto

Edo, José Manuel Trigueros, que sustituyó al anunciado Ramón Serrano, y Juan Diego estuvieron voluntariosos

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

.La Malagueta abrió ayer sus puertas para acoger el inicio del Certamen Internacional de Escuelas Taurinas –organizado por la Escuela Taurina Provincial que dirigen Óscar Plaza y Fernando Cámara–, un evento que cumple su duodécima edición y en cuyo arranque cortaron una oreja cada uno el malagueño Lázaro Escalona, el algecireño José Luis Becerra ‘Corruco’ y el mexicano Miguel Aguilar. Voluntariosos y en un plano más discreto en sus actuaciones estuvieron los otros tres diestros del cartel.

El festejo

Lugar.
Plaza de toros de La Malagueta.
Ganadería.
Erales de Gabriel Rojas, bien presentados, manejables.
Alumnos de Escuelas Taurinas.
Héctor Edo (Castellón): ovación y saludos; Lázaro Escalona (Málaga): oreja y petición de la segunda; José Luis Becerra ‘Corruco’ (Algeciras): oreja; Miguel Ángel Trigueros (Murcia): vuelta tras leve petición; Juan Diego (Almería): palmas; Miguel Aguilar (Aguascalientes): oreja.
Incidencias.
Primera semifinal del XII Certamen Internacional de Escuelas Taurinas ‘La Malagueta’. Media entrada en tarde calurosa donde en ocasiones sopló el aire molestando a los diestros.

Escalona fue el primero en tocar pelo en el segundo de la tarde. Al malagueño se le vio con muchas ganas y con deseos de agradar a sus paisanos. Recibió a su eral a portagayola con una larga cambiada. Intentó estirarse a la verónica con más voluntad que lucimiento, ya que el viento le molestó. En banderillas destacó en el tercero con las banderillas cortas en un par al quiebro por los adentros. Inició de rodillas una faena de pundonor y entrega, en la que pecó de cierta celeridad en los muletazos. Mató de una estocada casi entera.

Una larga cambiada en el tercio y un afarolado fueron el recibo de Corruco al tercero del festejo; ya de pie dejó unas verónicas de buen trazo y con gusto. En banderillas demostró soltura y arriesgó en un par al quiebro. Brindó al público una faena iniciada de rodillas en la que sufrió una voltereta sin consecuencias, a la que siguió un trasteo donde dejó patente su buen concepto del toreo, la despaciosidad y la buena colocación. Mató de algo más de media desprendida y tendida y sufrió una nueva voltereta sin consecuencias al entrar a matar.

El último trofeo lo paseó Miguel Aguilar en el sexto del festejo. El mexicano destacó en un quite por gaoneras. En la muleta, se le vio que está muy placeado, aunque toreó algo acelerado. Lo mejor fue la rúbrica, una gran estocada tirándose en corto y por derecho.

Abrió el festejo el castellonense Héctor Edo, a quien le tocó un eral muy distraído a lo que se unió el hecho de que se le vio muy verde. El murciano Ramón Serrano no pudo actuar al haberse fracturado durante el fin de semana la muñeca mientras toreaba en Navas de San Juan, le sustituyó su compañero José Manuel Trigueros, al que se le notó que torea poco; estuvo voluntarioso. En la misma línea, se le vio al almeriense Juan Diego en una faena a la que le faltó transmisión. Sufrió una voltereta sin consecuencias.

Temas

Toros

Fotos

Vídeos