Una obra para tomar partido

Pablo Fortes, Sebastián Sarmiento y Dita Segura tras un ensayo general. /Fernando Torres
Pablo Fortes, Sebastián Sarmiento y Dita Segura tras un ensayo general. / Fernando Torres

La Imprudente lleva al Echegaray ‘Los fusiles de la señora Carrar’, una pieza ambientada en ‘La desbandada’ ideada para no mirar hacia otro lado

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

«Hemos decidido montar un texto sobre ‘La desbandá’ porque fue un episodio muy doloroso, y es un gran desconocido». Sebastián Sarmiento, director de La Imprudente, argumenta así la llegada de ‘Los fusiles de la señora Carrar’ al 35 Festival de Teatro de Málaga (el próximo viernes). El texto de Bertolt Brecht fue escrito tan solo unos meses después de aquél febrero de 1937 en el que la ciudad fue tomada por las tropas franquistas y la población civil fue bombardeada por mar y aire en su huida por la carretera de Almería. Sarmiento, la directora de escenografía, Pablo Fortes, uno de los actores del elenco y Dita Segura, directora de escenografía, atienden a SUR y dan las claves de su montaje, ideado para el mismo objetivo que el guión:«Tomar partido en lo que importa».

Al tratarse de un episodio tan duro para la historia malagueña y que no ha protagonizado el debate sobre la Guerra Civil –el bombardeo de Guernica es mucho más conocido–, Sarmiento admite que han abordado la obra con mucha autoexigencia:«Hemos leído mucho el texto, creemos en la historia y creemos que lo que escribió Brecht tiene vigencia hoy en día; todavía hay gente que sale de sus casa por el miedo de la guerra, quizá no en España, pero el Mediterráneo está ahí al lado». Además, montar esta obra en Málaga cumple con otra función: «Hay gente de aquí que no sabe lo que fue ‘La desbandá’; queremos tomar partido, no se puede mirar para otro lado, hay que posicionarse».

Por su parte, Dita Segura, responsable de la escenografía, explica que el montaje ha sido propio en el que se pretende viajar al pasado pero dando protagonismo a los actores y a la interpretación: «Es un espacio muy pequeño marcado por el miedo». Se trata de la casa de la señora Carrar, que desde que perdió a su marido en el frente pretende ocultar a sus hijos de la guerra tras ‘La desbandá’. «Todo está cerrado, aparentemente no hay esperanza, no se puede salir, están atrapados; eso refleja la escena».

Pablo Fortes interpreta al hermano de la señora Carrar, que le hace una visita y a través de viejas heridas familiares abren el debate sobre dejar que las cosas pasen o implicarse en los problemas. «Desde la acción física del personaje buscamos unificar el cuerpo, la palabra, el objetivo de la obra y la intención del personaje; es la forma más honesta».

Los fusiles de la señora Carrar’ es uno de los grandes estrenos del festival y ha causado gran expectación. Los miembros de la compañía, que llevan dos años y medio preparando la obra, reconocen estar «nerviosos» por ver el resultado en el Echegaray.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos