Flashback

Niños prodigio en la música pop

Michael Jackson, en su etapa de los Jackson 5. /REUTERS
Michael Jackson, en su etapa de los Jackson 5. / REUTERS

Txema Martín
TXEMA MARTÍN

Quizás porque se trata de una forma de arte abstracto y que se adapta al cerebro de manera pegadiza, la historia de la música ha estado siempre encantada de amparar a niños prodigio, criaturas de unos 10 años de edad que despuntan de una manera sorprendente en técnicas o ámbitos dispares. La genialidad precoz y el virtuosismo ocurre en otros campos como las matemáticas, el ajedrez, las artes visuales o las ciencias, pero es en la industria de la música en la que suele acometer con mayor repercusión para la cultura popular. Es algo que ha ocurrido desde Mozart a Shirley Temple, y la prueba de que eso sigue vendiendo es la búsqueda de manera insistente en programas de ‘talent show’ infantiles que deberían estar prohibidos por la Ley del Menor. Sin embargo, aprovechando la visita a Málaga de Joey Alexander, el milagroso pianista del jazz actual, repasamos algunos de las infancias más estrelladas de la música pop.

Michael Jackson

El ‘Rey del pop’, con una carrera que abarca cuatro décadas y considerado como el músico más exitoso de la historia de la música empezó en su conjunto familiar, los Jackson 5, creado por su padre y en el que este vástago, el octavo de diez hermanos, debutó cuando tenía solamente 6 años de edad. Pronto él sería la voz principal del grupo y rápidamente llegó el contrato con la discográfica de música negra, Motown, cosechando éxitos enormes. Como se supo muchos años después, esta historia escondía malos tratos por parte de un padre autoritario que luego producirían los mayores traumas del cantante. Michael, apoyado por Quincy Jones, sacó sus primeros discos en solitario, algunos con un éxito notable, hasta que con el sexto llegó ‘Thriller’: el disco más vendido de la historia.

Stevie Wonder

Aunque su faceta infantil sea menos conocida que la de los años 70, Stevie Wonder triunfó desde pequeño en el coro de su iglesia. Pese a haber nacido ciego, se convirtió en multiinstrumentista con menos de 10 años y fue descubierto por un miembro de The Miracles, que decidió llevarle a la Motown a principios de los 60. Con 12 años, y después de un par de discos en el que destaca un homenaje a Ray Charles y míticas apariciones televisivas, sacó ‘Recorded live: The 12 year old genius’ y se alzó con el número uno en Estados Unidos. Su próximo éxito similar sería ya en edad adulta con ‘Talking Book’, diez años más tarde.

Disney Channel

Puede sonar a coña, pero la factoría Disney en su vertiente televisiva es responsable de haber dado luz a un número considerable de estrellas mundiales de la música actual. En 1989 relanzaron el Mickey Mouse Club, un programa en el que todos protagonistas eran niños. Así, Disney Channel alzó a Christina Aguilera, Britney Spears y Justin Timberlake cuando sólo tenían unos 12 años. También estuvieron allí Nick Carter o Ryan Gosling, que ya empezó a despuntar como actor con esa misma edad. Poco después el programa se canceló pero sus protagonistas siguieron sus carreras en solitario, con bastante éxito en general. Más adelante, ya hablamos de 2006, recogió el relevo Hannah Montana, una serie protagonizada por Miley Cirus. Otro día hablaremos del proceso de sexualización de los niños prodigio de la música pop.

Joselito y Marisol

El producto nacional nos sirve en esta lista para comprobar la otra cara de la moneda: muchos son los talentos infantiles que años después han denunciado explotación laboral, uso de drogas y abusos de todo tipo. Otras veces, el bajón que se produce cuando te cambia la voz y dejas de tener éxito es insoportable. Y también hay algunos que saben retirarse antes de tocar fondo y devolverle todo el daño generado a la industria, dejándola con las ganas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos