El niño prodigio de los musicales

Tras ser Simba en ‘El Rey León’, el malagueño Cristian López se convierte en Billy Elliot en el Teatro Alcalá de Madrid

Cristian López, de 11 años, en las puertas del Teatro Alcalá de Madrid. / Alberto Ferreras
Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Habla de forma pausada, con tono serio y sin titubear en las respuestas. «Hacer musicales es lo mío», afirma. Una determinación y un aplomo que sorprenden cuando el interlocutor solo tiene once años. «Doce cumpliré el 4 de octubre», aclara. Hay una explicación: «Venirme a Madrid ha sido un paso hacia la madurez». El malagueño Cristian López es uno de los seis ‘Billy Elliot’ seleccionados para el musical que se estrena el 5 de octubre en el Teatro Alcalá de Madrid. Y no es su primera vez en las tablas: antes fue el pequeño Simba de ‘El Rey León’ en la superproducción de la Gran Vía.

Cristian López, natural de Benajarafe, atiende junto al director del musical, el también guionista y cineasta David Serrano. Son más de las cinco de la tarde y ya está en el teatro. Es su rutina desde hace meses: colegio por la mañana (acaba de empezar Primero de la ESO) y clases artísticas por la tarde en la Escuela Billy Elliot.

«A diferencia de la película, nuestro Billy Elliot requiere un alto nivel de baile, de danza clásica, claqué y acrobacias y, al mismo tiempo, tiene que cantar en tonos complicados», detalla Serrano. Una formación difícil de encontrar en niños de entre 12 y 14 años. Si la querían, tenían que impartirla ellos mismos.

El musical

Lugar.
Teatro Alcalá de Madrid
Estreno.
5 de octubre.
Adaptación y dirección.
David Serrano.
Música.
Elton John
Elenco.
Natalia Millán, Carlos Hipólito, Adrián Lastra, Mamen García y los Billy Elliot: Pablo Bravo, Pau Gimeno, Cristian López, Miguel Millán, Oscar Pérez y Diego Rey.
Más información.
www.billyelliot.es.

Hace año y medio, el musical –con melodías de Elton John– abrió la escuela a las órdenes de Carmen Roche y Víctor Ullate Roche con 250 aspirantes. Pasaron la primera prueba 40, la siguiente 20, 15... hasta llegar a los seis definitivos. ¿Pero por qué tantos? «Porque no pueden dejar de ser niños». En España, los menores solo pueden hace dos funciones a la semana, pero ‘Billy Elliot’ tiene ocho. Necesita al menos cuatro pequeños y otros dos listos para intervenir ante cualquier contratiempo. Permanecerán en la producción siempre que cumplan con una condición: «Tienen que aprobar todas las asignaturas en sus respectivos colegios, porque en el momento en el que suspendan no pueden seguir en el musical», apostilla el director.

Cristian López, en un momento de la actuación de ‘El Rey León’ en la Gran Vía. / SUR

Como Billy Elliot, Cristian López siempre ha querido dedicarse al mundo de las artes escénicas. Y también como su personaje, «me he tenido que mudar para lograrlo». Hace casi dos años se trasladó con su familia a Madrid para entrar en su primera gran producción musical, nada menos que ‘El Rey León’. «Desde el primer momento mis padres me dijeron que confiaban en mí y que iban a hacer todo lo posible por que lo consiguiera, pero también tenía que poner de mi parte. Si no, no tiene gracia», recuerda Cristian. Alumno de ESAEM (Escuela de Artes Escénicas de Málaga), todo empezó al presentarse a un ‘casting’ para una serie. No daba el perfil para ese papel, pero el director de la prueba le invitó a probar suerte en el musical de la Gran Vía.

Un gran montaje

Ahora salta a otro gran montaje, tan grande que una gira de ‘Billy Elliot. El musical’ está descartada. «Se ha hecho obra en el teatro para que quepa toda la escenografía. Es un diseño nuevo, diferente al de Londres y Nueva York, y creo que mucho más ambicioso y valiente. Por el tamaño que tiene la casa de Billy y el club social donde se juntan los niños es imposible que quepa en otro lugar», argumenta Serrano. Además, de las 90 personas que componen el elenco, 60 son niños (al menos cinco por cada uno de los 15 papeles infantiles). Y eso, además de hacer inviable cualquier tour, demanda «paciencia» y muchos cuidados «para que estén tranquilos».

«Esto es lo mío», asegura el malagueño, que a sus once años afronta un complicado papel que exige danza clásica, claqué y acrobacias

Cristian López es el más pequeño de los Billy Elliot seleccionados, «pero hace cosas de actor adulto», asegura el director. «Es súper seguro en el escenario, no se pone nada nervioso, tiene mucha habilidad para lo físico, es un gimnasta consumado, hace todo tipo de acrobacias, canta muy bien, tiene muy buen oído y es muy buen actor», enumera.

«El público no me asusta», corrobora el malagueño. Disfruta del vivo y el directo, pero para él esto es más que un entretenimiento. «Mi futuro es esto, me gusta mucho cantar, actuar y bailar. Hacer musicales es lo mío», declara convencido. Reconoce que lo que más le ha costado ha sido la formación en danza clásica y claqué –«es muy complicado lo que tenemos que hacer», se justifica– y admite que echa de menos su casa, su escuela y sus amigos de Málaga, pero está donde quiere estar.

Cuando no estudia ni ensaya... «me relajo, hay momentos en los que si no te tumbas, mueres», confiesa. «De eso nada», le corrige David Serrano, que desvela que el joven graba cortos y canciones que luego sube a su propio canal de Youtube. Eso sí, fuera del teatro. «Aquí no permitimos despistes», le dice Serrano con un tono de ‘profe’. Al fin y al cabo, siguen siendo chavales.

Fotos

Vídeos