Ana Torroja: Todo tiempo pasado fue mejor

Ana Torroja, en su actuación en Starlite. / Jorge Rey

La vocalista de Mecano divierte a sus fans en Starlite pese a dar muestras de que su voz ya no es lo que era

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Ana, José y Nacho son historia de la música en España. Aunque no muchos lo sepan, Mecano es uno de los grupos españoles que más discos ha vendido a lo largo del mundo. En el caso de Francia, por ejemplo, 'Mujer contra mujer' -traducida al idioma galo- es la canción extranjera que más tiempo ha estado en el número uno de las listas. La visita de Ana Torroja a Starlite de anoche era por ello uno de los grandes atractivos del festival. Sin los Cano, cierto, pero con un 'setlist' de la banda que vino a seguir la dinámica de todas las viejas glorias que se acercan a la cantera de Nagüeles, que no es otra que regalar a su público las canciones que han venido a escuchar.

Las letras de Mecano han envejecido bien. Lo decía la propia vocalista antes de cantar la historia de lesbianas más explícita que se recuerda entre el público 'mainstream' de esta generación y algunas anteriores. "Incluso hay momentos en que es más necesaria que antes", pontificó sin faltarle una pizca de razón. Sin embargo, ni las estrofas de Mecano, ni el 'remember' que éstas podían causar en las casi 3.000 personas que llenaron anoche la cantera podían tapar una triste realidad. En este caso aquello de que 'todo tiempo pasado fue mejor' se ajusta a la perfección de Ana Torroja, que sigue protagonizando una energía incombustible, pero cuya voz ya da muestras de que han pasado demasiados años. La intérprete lo intentaba, pero a mitad del concierto comenzaba a ahogarse en los agudos, eliminando decenas de matices de canciones como 'Hijo de la luna', 'Barco a Venus' o 'Un año más'.

Historia aparte fue la versión de 'Duele el amor'. Sin intención de ser exagerado, un servidor que lleva encima cinco años de Starlite no recuerda una canción más desafortunada hasta la fecha. Para hacer las dos voces tuvo que participar el guitarrista y director de la banda, que pese a poner cierto interés el resultado era digno de un nivel medio-bajo de karaoke de barrio. A eso hay que sumar que Ana Torroja tampoco llegaba a unos tonos. La verdad, no es tan famosa esa canción como para tener que cantarla de forma obligada y destrozarla del todo.

Aunque sean varias las críticas y las conclusiones -la primera de ellas es que la intérprete no está para una gira de varios conciertos-, eso no quita que estas carencias fueran suplidas en buena medida por su energía sobre el escenario. No paró de bailar en las dos horas que duró el show, y por si eso fuera poco cuando acabaron los bises se dedicó a escuchar las peticiones de la primera fila hasta interpretar a capella los éxitos que se quedaron en el tintero. En la primera parte del concierto, las versiones nuevas de 'Aire' , 'A contratiempo' o 'La fuerza del destino' (con la que dio comienzo el espectáculo) estuvieron bastante bien, pero la elección de una banda rockera y no popera (craso error) terminó por cargarse 'Cruz de navajas' o 'Ay qué pesado'. Por otra parte, el concierto alcanzó un cenit en una especie de 'medley'- popurrí acústico en el que brilló por encima de todo 'Eungenio Salvador Dalí', tocada solo con un piano.

Críticas aparte, los fans de Mecano -que hicieron casi llegar al 'sold out' a esta exitosa edición del Starlite en los musical- pasaron un buen rato recordando sus años 80 y principios de los 90. Al fin y al cabo, ahí está parte del éxito, en pagar una entrada para divertirse.

Fotos

Vídeos