Sergio Dalma: «Hay que hacer una limpieza importante en la SGAE»

Sergio Dalma: «Hay que hacer una limpieza importante en la SGAE»

«Siempre he tenido a Málaga muy presente», asegura el cantante, que mañana regresa para presentar 'Vía Dalma III'

MARINA RIVAS

Buscando un punto de apoyo para mover sus mundos, miles de seguidores de este cantante que hace tiempo ya peina canas, encontraron en su música una de sus razones de ser. No cura vidas, no dirige un movimiento para el cambio y ni siquiera está entre sus metas el llegar a dejar un legado, pero en lo intrínseco de muchos de nosotros, a veces hace falta gente corriente para darnos cuenta de que todos estamos hechos de emociones. Inmerso en un frenético año de gira, Sergio Dalma regresa esta sábado a Málaga para presentar en el Palacio de Ferias 'Vía Dalma III' (22.00 horas), el cierre a la trilogía de éxitos italianos que marcaron un antes y un después en su vida. Además, antes de una fecha muy especial para él, la de su 30 aniversario en la música, que celebrará el próximo año.

Un día marcado en muchos calendarios, incluso en el suyo. «Málaga es una cita obligada, siempre la he tenido muy presente en giras y promociones», comienza Dalma. Y argumenta: «Es un público muy fiel, positivo, alegre y respetuoso. Siempre me ha gustado ir allí, además, cuando estás nervioso, veo que es un público muy especial y me siento arropado». Hace años que dejó de contar las veces que pisaba la provincia, pero lo que sí mantiene siempre son sus recuerdos aquí: «Siempre me acuerdo de los inicios en el Tivoli, ahí ya veía cómo la gente se entusiasmaba, ahí empezó todo». Y ahora, añade: «Siempre se agradece ver el mar y lo de comer los espetos allí en la playa me parece una maravilla», asegura.

Lejos de la imagen de sol y playa, el cantante también destaca el potencial de la tierra en cuanto a sus artistas. «Lo que está haciendo últimamente Pablo López me encanta. Para mí, es de los artistas jóvenes más interesantes que hay ahora mismo. Además, he trabajado con Vanesa Martín, Pablo Alborán… qué tendrá Málaga que saca tantos artistas y tan buenos», se sincera. A pesar de los tiempos, difíciles para la música, el catalán sigue sin perder la esperanza en los nuevos talentos, pero sí que clama un cambio desde arriba. «Del nuevo ministro de Cultura y Deporte (ahora José Guirao), sólo espero que ayude y escuche, porque parece que la cultura en este país siempre ha estado un poco de lado y, en la música, aún más», comienza, y destaca: «Hay que hacer una limpieza importante en la SGAE, que todo vuelva a la normalidad, que estemos protegidos y respetados».

Su recorrido

Fiel a sus ideas, como firma su personalidad y, sobre todo, lejos de lo presuntuoso, como le ha colocado la experiencia, y es que ya son casi 30 años desde que descubriera su leitmotiv: «Con 16 empecé en orquestas y luego 'jingles' de publicidad… Yo con aquello ya me sentía feliz, realizado. Nunca imaginé que grabaría un disco», asegura. Quién iba a decirle que el mismo que gastó su primer sueldo en unos relojes para sus padres y que convirtió su primer coche, un golf rojo, en su primer capricho, años después saltaría a la fama. «Cumplí las expectativas mil veces más de lo que podía imaginar», asegura. Vivió aquello con tal intensidad, que incluso pudo ver su ego sobrealimentarse demasiado. «Cuando uno es más joven puede pensar que es el rey del mundo y es algo totalmente falso, pero siempre he tenido gente a mi alrededor que me ha apoyado y me ha ayudado a digerir el éxito de una forma pausada», se sincera.

Con los defectos de siempre y las virtudes que le hicieron ser quien es, vuelve Sergio Dalma al Málaga Auditorium Club en el Palacio de Ferias, convencido de que si volviera a nacer, repetiría sus pasos, si estos fueron los que le llevaron a ser feliz. Un seguro para los amantes de la música en directo, tirando de pasión, de tablas y de la sencillez tan compleja que debe demostrar alguien que le apasiona lo que hace, que es sin duda, otra de las formas de mover el mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos