Rubén Blades, Wim Mertens y Rocío Molina con Sílvia Pérez Cruz lideran el cartel del Terral

Rubén Blades, Wim Mertens y Rocío Molina ./
Rubén Blades, Wim Mertens y Rocío Molina .

La décimo cuarta edición del festival de música se hace fuerte en el Cervantes entre junio y agosto

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

La industria musical ha encontrado uno de sus flancos más populares y rentables en los festivales veraniegos de música, que tienen en zonas como la geografía malagueña un terreno propicio dadas las bondades del clima. El resultado en los últimos años ha sido la proliferación de citas por la geografía provincial, con altas y bajas en la relación de propuestas que sobreviven de un año para otro. El Terral fue de los primeros en probar esa fórmula por estos lares -hace ya una década de aquel concierto de Carlinhos Brown en el Peñón del Cuervo- y con ese bagaje decidió el año pasado tomar un nuevo rumbo en busca de la «singularidad». Y así, frente a los espectáculos en espacios abiertos, el Terral toma el cobijo del Teatro Cervantes y ante los carteles donde parece caber de todo, el ciclo municipal brinda un ramillete de propuestas selectas.

Con esas bazas se ha presentado esta mañana la décimo cuarta edición de un festival que tendrá sus grandes reclamos en el son combativo del panameño Rubén Blades, las composiciones minimalistas de Wim Mertens y la nueva propuesta de la coreógrafa malagueña Rocío Molina junto a la cantante Sílvia Pérez Cruz. A ellos se unirán entre el 22 de junio y el 2 de agosto la delicadeza de los portugueses Teresa Salgueiro y Salvador Sobral, la exquisita solvencia del uruguayo Jorge Drexler, el elegante torrente desplegado por la británica Ala.Ni y la cara menos complaciente del flamenco de la mano de Rocío Márquéz, Soleá Morente junto a Napoleón Solo y el espectáculo Flamencohen traído por Alberto Manzano, productor de aquel ‘Omega’ firmado en 1996 por Enrique Morente y Lagartija Nick.

«El verano es una época muy enmarañada de espectáculos», ha recordado esta mañana el director de los teatros municipales Cervantes y Echegaray, Juan Antonio Vigar, en la presentación de una nueva edición de un Terral que sigue «buscando una música de raíz». Y en esa reconstrucción de su propia identidad, los responsables del Terral defienden que este tipo de música «hay que escucharla a la sombra» del Teatro Cervantes, convertido así en «fortaleza» del Terral.

Tanto es así, que el ciclo confirma este año su abandono de los conciertos al aire libre (el año pasado sólo Franco Battiato salió del Cervantes para tocar en la plaza de toros de La Malagueta) para quedarse en el escenario municipal en una apuesta que ya en la edición anterior «fue acompañada por la prensa y por el público», en palabras de Vigar, quien ha detallado que los montajes del verano pasado reunieron una afluencia media cercana al 70%. Quienes quieran ir cogiendo sitio para el Terral de este año, que vuelve a contar con la colaboración de la Obra Social La Caixa, pueden comprar a partir de mañana las entradas, cuyos precios oscilan entre los 12 y los 75 euros.

El gran reclamo del Terral de este año llega con el regreso a Málaga después de casi dos décadas del panameño Rubén Blades (8 de julio), que comparecerá acompañado por una banda con más de una docena de músicos, tal y como ha adelantado Vigar. El cantante, abogado, activista y ministro durante cinco años, autor de canciones emblemáticas como ‘Pedro Navaja’ y ‘Desapariciones’, recalará en el Cervantes dentro de la gira internacional que ha emprendido a modo de “despedida” de la salsa.

Y después de Rubén Blades, el Terral ofrecerá ya en agosto (día 7) un colofón que promete una intensidad emocional difícil de igualar. La «danzaora» malagueña Rocío Molina y la cantante Sílvia Pérez Cruz compartirán tablas en ‘Grito pelao’, la obra sobre la maternidad que estrenará en el Festival de Avignon y en la que también participa Lola Cruz, madre de Sílvia. Un encuentro «milagroso y maravilloso» en palabras de Vigar que tendrá en el Cervantes una de las muy contadas funciones que ofrecerán estas creadoras durante los próximos meses.

Al otro lado de espectro emocional y del calendario del Terral, el compositor belga Wim Meters abrirá el ciclo (22 de junio) con su montaje ‘Cran aux oefus’. Figura esencial en la música contemporánea de corte minimalista junto a nombres como Philip Glass y Arvo Prät, el músico belga regresará al Cervantes después de cuatro años con un montaje donde volverá a combinar su improvisación al piano con su voz de contratenor.

Presentación del festival.
Presentación del festival.

Otra voz extraordinaria sonará en el Terral con Teresa Salgueiro. La que fuera vocalista del grupo Madredeus presentará el 23 de junio su trabajo ‘O horizonte’ en una cita donde combinará los temas de su carrera en solitario con algunas de las canciones más populares de su etapa con la recordada formación lusa. También del país vecino llegará Salvador Sobral (27 de junio) en el concierto que abrirá la gira española de este cantante que alcanzó la popularidad como ganador de Eurovisión el año pasado y que ha permanecido varios meses alejado de los escenarios por una enfermedad coronaria.

Y entre las voces portuguesas surgen en el calendario el flamenco de Rocío Márquez (24 de junio) y la mezcla de jazz, soul y swing que brinda la británica de origen antillano Ala.Ni (25 de junio). También la fusión preside el resto de las propuestas del Terral. Desde el uruguayo Jorge Drexler (28 de junio) que presentará en su trabajo ‘Salvavidas de hielo’, hasta el homenaje flamenco a Leonard Cohen (29 de junio) con Paula Domínguez y La Banda del Corazón, pasando por la propuesta que brindan Soleá Morente y la banda Napoleón Solo (5 de julio) en ‘Ole lorelei’.

Nuevos aires para un Terral que, en palabras de Vigar, «va a soplar de nuevo, pero desde la quietud y desde la armonía». Bienvenido sea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos