Rosas blancas en los Grammy contra el acoso y la desigualdad

Andra Day sostiene una rosa blanca. / Andrew Kelly (Reuters)

Las grandes estrellas de la música secundan a su manera la protesta silenciosa iniciada en los Globos de Oro, donde optaron por vestir de negro

R. C. Madrid

Las grandes estrellas de la música han desfilado por la alfombra roja de los Grammy con una flor blanca prendida en la ropa. El gesto, que pone el foco en los escándalos por las denuncias de acoso y abuso sexual en la industria del entretenimiento, secunda con sello propio la protesta silenciosa de los Globos de Oro, donde optaron por vestir de negro.

El movimiento 'Time's Up', iniciado por reconocidas actrices de Hollywood para combatir los abusos de la industria, ha explicado en un mensaje en Twitter que las rosas blancas "simbolizan respeto, rinden homenaje a los nuevos comienzos y expresan esperanza para el futuro". El color simboliza también a las conocidas como 'sufragistas', las mujeres estadounidenses que pelearon por el derecho al voto.

Más información

La reivindicación tuvo dos momentos clave con la poderosa actuación de la cantante Kesha, que desde hace años lucha en los tribunales contra su exproductor, Dr. Luke, a quien acusa de violación. "A todos los que se atreven a intentar silenciarnos, les ofrecemos dos palabras: Time's Up. Se terminó la desigualdad de salario, la discriminación, el acoso bajo todas sus formas y los abusos de poder", declaró la cantante estadounidense Janelle Monae al presentar a Kesha.

Kesha, vestida con un traje blanco junto a Cyndi Lauper, Camila Cabello y otras compañeras, interpretó 'Praying' en una emotiva actuación que terminó con el abrazo de las artistas. "Casi me engañaste/Me dijiste que soy nada sin ti/Pero después de todo lo que has hecho puedo agradecerte por lo fuerte que me he vuelto", entonó Kesha.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos