«El rock es una actitud, no un disfraz»

La Nogalera. El festival cuenta con actuaciones gratuitas desde mediodía./SUR
La Nogalera. El festival cuenta con actuaciones gratuitas desde mediodía. / SUR

Torremolinos se viste de cuero en la vigésimo cuarta edición del Rockin' Race. Miles de personas acuden al festival, que celebra sesiones matutinas en La Nogalera y La Carihuela y tiene como cabeza de cartel a Chris Montez

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Una curiosa se acerca a preguntar de qué van disfrazadas todas esas personas que abarrotan la mítica plaza de La Nogalera. «¿Es por el Carnaval?». Un hombre con chaqueta de cuero y estudiado tupé responde: «Señora, el rock es una actitud, no un disfraz». La principal conquista del Rockin' Race Jamboree, que estos días celebra su vigésimo cuarta edición en Torremolinos, pasa por recuperar la esencia del rockabilly, faldas vaporosas y kilos de gomina incluidos. La localidad malagueña revive cada invierno a Elvis al ritmo electrizante de los bajos en un festival cuyo cartel encabeza este año Chris Montez, uno de los últimos iconos del rock original de los años cincuenta. Anoche hizo bailar al auditorio municipal con su éxito 'Let's dance'.

El festival malagueño es uno de los más longevos del circuito europeo y atrae a miles de personas que revindican el rock como forma de vida, un espíritu que va más allá de un peinado bonito, unos tatuajes o una prenda de ropa, aunque también traspasa la propia música. «Es lo más parecido a una religión sin dios, aunque con muchos ídolos», explican sus seguidores. Por ese peculiar Olimpo desfilan desde Elvis a Chuck Berry, los nombres más recurrentes en los miles de brindis con jarras de cerveza que estos días se oyen en Torremolinos. La ampliación del radio de acción del festival, que incluye sesiones matutinas además de los conciertos nocturnos, ha sido recibida con entusiasmo por los asiduos a la cita, cuya programación abraza desde el swing y el rhythm & blues de los años cuarenta al neo-rockabilly de los ochenta, aunque su eje mira de frente a la década de los cincuenta.

Las actividades gratuitas organizadas ayer en la plaza de la Nogalera tienen lugar hoy en la plaza de El Remo de La Carihuela, donde actuarán The Kaw Ligas y The Hot House Four. El encuentro también destaca por las sesiones musicales con los mejores disjockeys nacionales e internacionales. Torremolinos se llena estos días de expositores con discos, ropa y complementos de inspiración retro. El hotel La Barracuda también alberga su tradicional jornada musical, que ayer contó con la sesión de Dj Silvia, The Bullets, Dj Go, Dj Alex, The Fuzillis y Dj Rob's Big Beat. Hoy, último día del festival, el establecimiento despedirá el Rockin Race con un ciclo de actuaciones que comienzan a mediodía y concluirán a las cinco de la mañana, entre las que destacan The Cactus Candies, The Bornshakers y Blind Rage E Violence.

Espectáculo

Además de Montez, el festival contempla las actuaciones de The Lonely Blue Boys, Trickbag, James Intveld, Soctty Baker y Los Rizlaz en el auditorio municipal. Montez tocó gloria a comienzos de los sesenta con el citado tema 'Let's Dance'. En 1963 debutó en Europa junto a Tommy Roe, concretamente en Liverpool. En aquella ocasión tuvieron como banda telonera a The Beatles, que todavía no habían saltado al estrellato. Ayer actuó acompañado por Deke Dickerson, desplegando un espectáculo basado en sus primeros éxitos y recreando el famoso estilo que sería su marca de la casa en aquellos años.

En total, por estas 24 ediciones del Rockin'Race Jamboree han pasado cerca de 400 bandas y cantantes, algunos de ellos auténticos clásicos de un género cada vez más huérfano. La triste certeza de que los viejos rockeros también mueren contrasta con la buena salud del festival malagueño, cuyos números continúan cuadrando. Todo parece indicar que los hijos y nietos del rock and roll seguirán teniendo en Torremolinos una parada obligatoria en su peregrinaje por las ciudades con más swing de Europa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos