Promesa cumplida de Vanesa Martín en Málaga

Vanesa Martín se reencontró anoche, como prometió, con el público malagueño. / Hugo Cortés

La cantante acude a una segunda cita con sus seguidores en La Malagueta dentro de la gira 'Munay'

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Abrazos, miradas hipnotizadas y de expectación. Todo parecía normal en las horas previas al concierto, pero no era una cita cualquiera. Fue un reencuentro, un juramento que Vanesa Martín hizo el pasado 24 de febrero en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena, y que cumplió anoche en la plaza de toros de La Malagueta. La cantante malagueña prometió a los asistentes de aquel ‘show’ que volvería en verano, ya que las entradas se habían agotado y estaba en deuda con su ciudad natal. Y así fue, ella cumplió y sus incondicionales también, dejando el ruedo casi sin localidades libres y fusionándose en cada canción, con cada aplauso, pura entrega.

El encargado de inaugurar la velada fue Salvador Beltrán, cantautor barcelonés que teloneó a Vanesa armado con una guitarra acústica, sólo ante el peligro. El público le arropó con cariño y coros a medida –anoche todo era fiesta y el calor remitió, sin prisa–. «Ha sido un regalo estar con vosotros», fue su despedida, y el escenario quedó vacío de nuevo. Silencio, murmullos, luces fuera. A las diez y cuarto los relojes se pararon, la tormenta acabó con la calma y la plaza se estremeció con ‘Nunca me conoció’. Desde el comienzo, la magia se instaló en el aire, contagiando a la cantante, a sus músicos y a la noche. Vanesa no defrauda.

El concierto se grabó en vídeo y será publicado en un DVD especial, «un regalo» para sus fans

«Muy buenas noches boqueronas y boquerones, mi tierra, Málaga; quiero que os dejéis llevar, canten, bailen, esta noche es para ustedes». Ya no había remedio, las canciones se sucedían en un salto al vacío imposible de parar y todos los presentes eran conscientes de que cada minuto merecía ser guardado. Quizá por ese embrujo que consigue la cantante en su tierra, el concierto de anoche será editado en DVD para la posteridad. El escenario, dividido en dos niveles, con un despliegue técnico impecable y sin regateos: pantallas, luces, cámaras registrando cada detalle y un sonido a la altura de las circunstancias.

‘Polvo de mariposas, ‘Que se entere Madrid’, ‘Sucederá’ y ‘Mi último deseo’ sonaron fuerte, con pasión, protagonizada por una selección de sus mejores éxitos y varias exhibiciones de voz y virtuosismo a los instrumentos –José Marín a la guitarra es una parte imprescindible del espectáculo–. Lo que consigue Vanesa es prácticamente imposible. Desde el minuto uno hasta el cierre de esta edición, el mundo erasuyo, y ella del público, sin artificios. Sólo ella.

Fotos

Vídeos