Tom Petty falleció por una sobredosis accidental de opiáceos

R. C.

los ángeles. El roquero estadounidense Tom Petty, que falleció el pasado octubre a los 66 años, murió por una sobredosis accidental de opiáceos, según los resultados de la autopsia desvelados ayer por la familia del músico. Dana Petty, viuda del artista, y Adria Petty, una de sus hijas, explicaron en un comunicado alojado en la web oficial del cantante que sabían que al músico le habían prescrito medicamentos para el dolor y añadieron que estaban «seguras», antes de que se revelara el informe de los forenses, de que su muerte fue «un desafortunado accidente».

Petty sufría de enfisema pulmonar, problemas en la rodilla y de una fractura de cadera. Las familiares de Petty indicaron que, entre otras sustancias, el músico tomaba fentanilo, un potente opiáceo que también estuvo detrás del fallecimiento de Prince. Este analgésico es entre 80 y 100 veces más potente que la morfina y entre 25 y 40 veces más fuerte que la heroína, según la Agencia Antidrogas Estadounidense.

«Pese a su dolorosa lesión, insistió en mantener su compromiso con sus seguidores y dio 53 conciertos de su gira con una fractura en la cadera», señalaron los familiares de Petty, quienes aseguraron que por ello se agravó su dolencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos