La Pasión se instala en el corazón de Málaga

Estreno de la ópera-oratorio 'Passio Christi' en el Teatro Cervantes./Fernando Torres
Estreno de la ópera-oratorio 'Passio Christi' en el Teatro Cervantes. / Fernando Torres

Marco Frisina estrena en el Teatro Cervantes la ópera-oratorio 'Passio Christi'

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Decía Marco Frisina días antes de actuar en Málaga que la música es un lenguaje que no necesita traducción. Anoche el Teatro Cervantes dio buena cuenta de ello y se llenó de mensajes más allá de las palabras, centrados en lo que no se puede ver. Cada nota, cada golpe de viento, tenía una intención clara: llegar al corazón de los espectadores. El Teatro Cervantes acogió anoche el estreno mundial de 'Passio Christi', la ópera-oratorio que Mionseñor Frisina, director habitual de las liturgias del Vaticano, ha compuesto para volver a conectar al hombre con la fe en el contexto del siglo XXI.

El escenario del Cervantes acogió una fusión musical sin precedentes para enlazar las melodías de Frisina, un compositor caracterizado por buscar el aspecto emocional de las armonías. La Orquesta Filarmónica de Málaga, la coral Cármina Nova, la Escolanía del Real Monasterio de el Escorial, los pequeños de Pueri Cantores Sanctisimun Corpus Christi y la Escolanía de las Chapas, flotaron junto a diez solistas en torno al concepto musical de Monseñor. La esencia de la noche era contar una historia conocida por todos desde una perspectiva atemporal marcada por la sentimentalidad de los hechos, por el relato, por el dolor de los personajes. Los diez solistas interpretaron a los personajes de la Pasión de Cristo, pero sin vestuario y sin más interpretación que las siete notas musicales. El concepto ópera- oratorio no dejó indiferente a nadie: una mezcla lírica lo suficientemente dinámica para no ser un concierto cualquiera pero sin artificios, iluminación o escenas habladas que interrumpieran el eje narrativo.

Tono litúrgico

Además, la actuación se acercó mucho a la liturgia por el tono y el tipo de música, aunque la sensación era la de estar escuchando una historia sin voz, una sensación común para todos: el dolor de perder a un ser querido, en los apóstoles, en María, en María Magdalena.

Estreno de la ópera-oratorio 'Passio Christi' en el Teatro Cervantes.
Estreno de la ópera-oratorio 'Passio Christi' en el Teatro Cervantes. / Fernando Torres

Este último personaje contó anoche con la voz de la soprano María Grazia Schiavo, que ejecutó sus secciones transmitiendo una sensación difícil de expresar con palabras. Una pena pura, primigenia y cargada de emociones que se cruzaron por el escenario en cada agudo, protagonizando algunos de los momentos más intensos –esos en los que el público se revolvía en sus butacas–.

El compositor del Vaticano lanza un mensaje sobre la actualidad de la fe en un espectáculo coral con diez solistas y cinco formaciones musicales

Este proyecto, promovido por la Fundación Victoria, ha contado desde el principio con el apoyo de Antonio Banderas, cuya voz grabada hizo ayer las veces de narrador omnisciente para dar conexión a algunos momentos de la Pasión. Con cada palabra, el mensaje iba quedando un poco más claro conforme llegaba al final. Los asistentes, que apenas dejaron butacas libres en la primera de las dos noches de 'Passio Christi' en Málaga, fueron llegando a la conclusión que la música iba dejando ver. En cada giro, en cada melodía desgarrada: detrás del dolor, hay amor, y el amor, como la música de Frisina, no necesita traducción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos