Estas son las partituras perdidas de Eduardo Ocón

David Guillén descubrió las piezas manuscritas cuando catalogaba los fondos históricos/Ñito Salas
David Guillén descubrió las piezas manuscritas cuando catalogaba los fondos históricos / Ñito Salas

Hallan composiciones inéditas del autor malagueño en la biblioteca del Conservatorio Superior de Música

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Estaban en la última caja, al fondo del archivo histórico que conserva la biblioteca del Conservatorio Superior de Música (CSM). Nada más ver la grafía lo reconoció. Y la firma lo ratificaba: «Por Eduardo Ocón». Buscó entonces en los libros de Gonzalo Martín Tenllado sobre el compositor malagueño, cotejó el catálogo de sus obras en la Catedral de Málaga. Y nada. «Eran inéditas y han estado todo este tiempo allí guardadas». David Guillén lo relata con emoción, como quien desvela el final de una película de suspense en la que la acción da un giro inesperado. Porque nadie contaba con ello, pero ahí están:seis partituras manuscritas, cinco de ellas totalmente desconocidas y una sexta que se consideraba perdida.

El Conservatorio Superior de Música de Málaga dará a conocer el hallazgo el próximo miércoles, 2 de mayo, en un acto en el que se escuchará la pieza de «mayor enjundia» de todas las rescatadas: un 'Laudate Dominum' para coro y orquesta que se interpretará adaptada a piano. «Es una obra interesante, con una estructura clásica y una armonización clara; bien escrita y muy académica», detalla Guillén, profesor de trompeta del CSM. Por eso, y a falta de fecha, Guillén la sitúa después de su periplo por Alemania y Francia –tras 1870–, donde el compositor de Benamocarra se empaparía de los cánones de la música europea.

Relevante es también la 'Oda a S. A. R. el Príncipe de Asturias' para coro y orquesta que escribió para el nacimiento de Alfonso XII. Se sabía que Ocón la había estrenado siendo solo un veinteañero en el Teatro Real de Madrid, pero la partitura se daba por perdida. Ahora, en el conservatorio ha aparecido una copia con su firma (junto con una versión que un profesor hizo para banda militar y que se interpretó en una visita a Málaga de la Reina Isabel I Ipara inaugurar el ferrocarril Córdoba-Málaga en 1862) y se ha localizado el original en la biblioteca del Palacio Real de Madrid. A lo largo de la obra, como cuenta Guillén, Ocón desarrolla el himno de España en diferentes tempos y armonías, para terminar con una marcha real.

La presentación

El acto
Presentación de la obra inédita de Eduardo Ocón. Con Francisco Martínez González (director del CSM), María Ruiz Hilillo (Jefa del Departamento de Musicología) y David Guillén Monje (Coordinador del Grupo de trabajo 'Eduardo Ocón: edición de parte de su legado inédito y recopilación del mismo' II)
Música
Se interpretará el 'Laudate Dominum' (una de las piezas inéditas) a piano y voz;y la letanía a dos voces 'El pescador'
Lugar
Sala Falla del Consevatorio Superior de Málaga
Fecha
2 de mayo, 19.00 horas

No es casual que estas piezas estuvieran en el Conservatorio Superior de Málaga. Eduardo Ocón forma parte de sus orígenes. Como recuerda su director Francisco Martínez González, el compositor aceptó en 1870 el puesto de director facultativo de la Sociedad Filarmónica con la condición de crear una escuela de música. Allí impartía clases de solfeo «de una manera bastante desinteresada, pues no exigía otros honorarios que no fueran los que ya percibía» de la Sociedad. Al poco tiempo, en 1880, el crecimiento de la escuela daría lugar a la creación del Real Conservatorio María Cristina. Se vivió entonces un periodo de eclosión musical que quedó custodiado en su biblioteca, unos fondos que décadas después pasaron a la actual sede del Conservatorio Superior de Málaga en El Ejido.

Por eso, entre las piezas recuperadas las hay con un marcado componente pedagógico, destinadas probablemente a la práctica de los alumnos. Es el caso de una 'Mazurca' arreglada para sexteto por un profesor (la hipótesis es que Ocón la habría hecho originalmente para piano), 'Dos bailables' para sexteto (que en realidad son cuatro piezas) y dos motetes para voz y orquesta. Entre esos legajos manuscritos había también una misa de réquiem incompleta titulada 'Siglo X', inspirada en el canto gregoriano. «Está ahí pero no se puede interpretar, habría que hacer una reconstrucción de la obra», aclara Guillén.

El día 2 se dará a conocer el hallazgo en la Sala Falla del Conservatorio y, más adelante, se espera poder lanzar una edición crítica «para propiciar la interpretación de esa música en las mejores condiciones de lectura», añade el director del CSM. De momento, la aparición de estas piezas inéditas dan cuenta «de la enorme riqueza del fondo bibliográfico» del centro. David Guillén las encontró mientras catalogaba el archivo histórico, continuando el trabajo que había comenzado su compañera Laura Lara. Y Francisco Martínez avisa: «Todavía pueden salir más sorpresas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos