Maldita Nerea convierte Málaga en su ‘Bailarina’

El vocalista, Jorge Ruiz, derrochó complicidad. /Fernando Torres
El vocalista, Jorge Ruiz, derrochó complicidad. / Fernando Torres

El conjunto murciano inunda el Palacio de Ferias con su lista inacabable de éxitos

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

En todos los conciertos hay uno o dos momentos en los que el público se enciende. Esa canción archiconocida, el estreno del año o la balada romántica que arrancan gritos nada más empezar. Ayer, sin embargo, todos los temas causaron esa sensación. Maldita Nerea se subió al escenario del Mac (Málaga Auditorium Club, en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga) con un arsenal infinito de canciones famosas, muy famosas.

Minuto a minuto, con cada uno de los acordes iniciales, Jorge Ruiz y los suyos regalaron una noche llena de cánticos emocionados en la que todos pudieron sentirse vocalistas. Además de la diversión, la banda murciana materializó un mensaje de respeto a la mujer, la feminidad y a la educación, que son algunos de los argumentos principales de ‘Bailarina’, su último disco, que además da nombre a la gira. Por ello, como dijo Ruiz en varios momentos, anoche todos fueron sus bailarinas.

«Estoy cayendo y me pesan las alas». La primera canción, del último álbum, sonó como un gran clásico atemporal. El conjunto saltó puntual al escenario y el auditorio respondió con gratitud. El vínculo estaba creado mucho antes de que se abrieran las puertas, ya que la cita de ayer no fue casualidad, ni elegida como una parada más de la gira. El concierto fue solicitado por sus seguidores a través de la plataforma ‘Show on demand’, un espacio digital en el que los ‘fans’ se hacen ver, y Maldita Nerea respondió. Por eso anoche no importaba que el aforo no se completara –de hecho, se quedó en la mitad–. Ayer todos se sintieron invitados especiales, miembros de un acontecimiento único que el propio vocalista cuidó, tomándose su tiempo para hablar, preguntar (e incluso responder) a sus ‘bailarinas’.

«Qué curioso, ¿eh, chicas? Con lo sencillo que es entenderos y ni eso hacemos», dijo Jorge

«Qué curioso, ¿eh, chicas? Con lo sencillo que es entenderos, y ni eso hacemos». Jorge Ruiz bromeó con las relaciones sentimentales y lo difícil que se hace a veces el amor en ‘No te pide tanto idiota’. Éxitos como ‘En el mundo genial de las cosas que dices’,‘No podríamos ser agua’, ‘A quien quiera escuchar’ o ‘Por el miedo a equivocarnos’ encendieron la primera parte del espectáculo. En el aspecto técnico el conjunto derrochó veteranía. Son 17 años en la escena, y eso se nota. El escenario era un cuidado juego de luces, adornado con bombillas y ramas secas.

La formación ejecutó a la perfección los diferentes sonidos con los que han ido experimentando a lo largo de los años y regaló energía bailando entre el pop y el rock. Dos guitarristas, un bajista, un batería y Jorge a la voz y a la pandereta fueron suficientes para poner a saltar al respetable en cada estribillo o solo eléctrico.

La primera vez de muchos

El vocalista no escatimó en cariño para los suyos. En un momento de la actuación, pidió que alzaran las manos aquellos que iban por primera vez en su vida a un concierto de Maldita Nerea. «¿Me estáis mintiendo?», preguntó, al ver que más de la mitad del público se dio por aludido. «No sabéis lo que significa para nosotros esto después de tantos años tocando», confesó, terminando de meterse a todo el mundo en el bolsillo.

En otra pausa, Jorge reparó en un grupo de fans que en primera fila mostraban su teléfono móvil en plena videollamada. Ni corto ni perezoso, pidió que subieran el aparato al escenario, donde charló con Rosi, una joven granadina que no pudo ir a concierto por tener que estudiar. El público (y sus amigas), no dieron crédito y se rindieron en un largo aplauso.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos