JUAN TRUJILLO 'EL PEROTE'

GONZALO ROJO

Vamos a tratar hoy de la vida del cantaor Juan de la Fuensanta Trujillo Gómez, conocido en su época artística como 'El Perote', en razón de la localidad malagueña que le vio nacer: Álora. Allí vino al mundo en 1864 en el seno de una familia de trabajadores del campo, en el que él también trabajó como gañán. Joven aún y conociéndose entonces por el Trujillejo, inició su andadura flamenca por los cafés cantantes malagueños y comenzando la década de los ochenta cantaba para bailar en el sevillano Café de Silverio. En Sevilla vivió hasta su muerte, salvo para hacer las salidas profesionales, y allí contrajo matrimonio con la hija del guitarrista Maestro Pérez, la bailaora Dolores Pérez, que compartió los aplausos en el primitivo Café del Burrero, nada menos que con Concha la Carbonera, Fernanda y Juana Antúnez, la Cristobalina, la Palma, Rosarito Robles y otras muchas que fueron verdaderas lumbreras del baile flamenco.

El cantaor Fernando el de Triana, que trabajó con él en Málaga, Sevilla y Madrid, escribió en 1935: «Al hacer la semblanza de este glorioso cantador, un doloroso recuerdo embarga mi ánimo. El Perote y yo, desde hace más de cincuenta años en que trabajamos juntos por primera vez en el café don Críspulo, en la calle de Embajadores, esquina a Huerta del Bayo, en Madrid, siempre fuimos más que compañeros, hermanos. Su voz era de lo que fue: cantador grande, sobre todo por malagueñas. Parece que le estoy escuchando esta que bordaba: 'Hasta ayer no supe yo / lo que valía una madre: / que estando malo en la cama /ella vino a consolarme / y a mí se me alegro el alma'. ¡Qué tercios! ¡Qué poder! ¡Qué corazón artístico! Pues ¿y cantando para bailar?...»

Con respecto a la malagueña de su creación, basada en un cante de arar, lógica y natural influencia de los años que pasó de gañán en Álora, se suele cantar con la letra siguiente: «Donde hay yeguas, potros nacen, / dice un refrán verdadero,/ ¡Adelante! No hay que apurarse. / Buenas noches, caballeros, / por ser la primera, pase. Actuando en Sevilla en 1885 falleció su madre que residía en Álora y según cuentan en el pueblo se entretuvo con unos amigos tomando unas copas y días después de la muerte improvisó la siguiente letra:» Mi madre muerta en la cama / y yo en una diversión. / Cantando estaba una copla / cuando el entierro pasó». Poco tiempo después de la muerte de su mujer, falleció también en Sevilla Juan Trujillo «El Perote» a consecuencia de un enfisema pulmonar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos