Disfraces y música para toda la familia

Niños disfrazados disfrutando de la animación. / Francis Silva

Canela Party dedica un día para que los pequeños de la casa y las mascotas se caractericen de personajes y bailen al ritmo de grupos de música indies.

PATRICIA PINEDA

Peter Pan y Ariel, junto a Mario y Luiggi, se acercaron ayer al Auditorio Eduardo Ocón para pasárselo en grande bailando al ritmo de música indie. Y es que el famoso festival malagueño Canela Party no quería olvidarse de los más pequeños de la casa, ni de las mascotas, que acudieron disfrazados de sus personajes favoritos, o en su defecto, de lo que elegían los dueños.

Niño disfrazado de Capitan América. / Francis Silva

Canela Party comenzó en 2007, cuando un grupo de música malagueño que se disfrazaba para sus conciertos decidió invitar a nueve bandas más para que hicieran exactamente lo mismo. En un principio la fiesta era solo un día, en el que el público comenzó a disfrazarse también. Según cuenta Álvaro Fernández, organizador del evento e integrante del grupo que lo creó todo, la idea de dedicar un día a niños y perros surgió hace aproximadamente cinco años, cuando muchos de sus amigos empezaron a ser padres, y también querían disfrazar a los más peques. Y claro, a estos se sumaron los peludos de cuatro patas. Al aire libre, y totalmente gratis, toda la familia puede disfrutar de un día con música en directo, en el que tocan varios grupos indies, además de haber animación para los pequeños de la casa, mientras que los padres pueden relajarse con cerveza en mano, entre lo que parece una gran familia donde todos se conocen, por lo que la mayoría llevan asistiendo a este evento desde sus inicios. Es por eso que Álvaro Fernández asegura que «No es el público el que viene a ver a las bandas, sino todo lo contrario, las bandas vienen a ver el público».

«No es el público el que viene a ver a las bandas. Es todo lo contrario»

Kokoshca, Terrier, y Como Vivir En El Campo han sido los grupos encargados de mantener el pulso de la fiesta. Además, la velada no podía acabar sin una sesión fotográfica, por lo que era parada obligatoria pasar por el photocall, en el que se podían ver disfraces de lo más variopintos como guitarristas, piratas, chinas, o personajes del famoso videojuego Mario Bros. Tampoco podía faltar la esencia de Disney con Peter Pan o la Sirenita. Los perros, más cautos, decidieron apostar por looks de hawaiana o vagabundo.

Canela Party apuesta desde sus dos últimas ediciones por prolongar la fiesta. Por eso, ahora el festival dura tres días. El jueves, la sala Velvet Club, acogió varios conciertos de las bandas Kill Kill, Fuckaine, y Cuchillo de Fuego, en el que participaron casi 200 personas. La fiesta de hoy, que se celebra en la Sala París 15, espera llenar el aforo de casi 1.000 asistentes.

Fotos

Vídeos