CONCHA LA CARBONERA

GONZALO ROJO

Nacida en Granada alrededor de 1862 y recriada en Málaga, Concepción Rodríguez 'La Carbonera' fue una de las artistas más carismáticas de su tiempo. Con su fuerte personalidad consiguió influir en algunos escritores de su época y así, Salvador Rueda, la recuerda bailando en «El zapateado», artículo publicado en Blanco y Negro el 7 de febrero de 1892; Armando Palacio Valdés la incluyó en su novela 'La hermana San Sulpicio' y Ramón Gómez de la Serna la sitúa en una fiesta celebrada en la Venta de Eritaña. En 1879 actuaba en el Café Europeo, de Valencia, junto a las jerezanas Coralito e Isabel Santos, según el diario El Comercio, de 30 mayo 1879. En agosto del mismo año bailaba en la feria de Játiva en un elenco formado por los cantaores Paco el Sevillano, El Guajiro y la Escribana; el bailaor Manolito Pamplina; las bailaoras La Coralito Isabel Santos y la propia Carbonera como cantaora y bailaora, y el guitarrista Pucheta.

En septiembre la compañía encabezada por Paco el Sevillano se trasladó a Barcelona para actuar en el Teatro del Buen Retiro, donde destacó La Carbonera por su interpretación del tango, una de sus grandes especialidades, así como por su faceta de cantaora. En octubre del mismo año debutó en el Teatro de la Bolsa, de Madrid, local en el que trabajaban los bailaores Antonio el Pintor, La Cuenca y Antonia la Roteña; los cantaores Juan Breva y La Loca Mateo y los guitarristas Paco el de Lucena y Manuel Ponce. Su estancia fue breve, según el diario La Discusión, de 10 de octubre de 1879, ya que se trasladó a Córdoba para trabajar con Antonia la Roteña, Encarnación Agreda, Isabelita Santos y la niña Salud Vargas.

Un año más tarde, en 1880, según la revista 'Asta Regia', actuaba la Carbonera en el Teatro Eguilaz, de Jerez de la Frontera, junto a los cantaores el Marrurro y el Mezcle; y en 1885 era contratada por la dirección del Café El Burrero, de Sevilla, para trabajar en la sucursal existente junto al Puente de Triana, formando pareja con José León «La Escribana», un artista que según Fernando el de Triana, de hombre no tenía nada más que la ropa. La Carbonera hizo famoso en la sucursal del Burrero un tango que bailaba y cantaba referente al movimiento revolucionario del 19 de septiembre de 1886. Como bailaora tomó parte de 'El cartel maldito', bautizado así por Manuel Bohórquez, en el que figuraban los artistas que compartieron escenario la noche que asesinaron a las puertas de este establecimiento trianero al cantaor aloreño Manuel Reyes 'El Canario'. La Carbonera, tras otros muchos éxitos, debió morir en Sevilla al comienzo del siglo XX.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos