Carlos Vives: «En el reguetón son contados los artistas que hacen cosas valiosas»

Carlos Vives triunfó el verano pasado con ‘La bicicleta’, junto a Shakira/SUR
Carlos Vives triunfó el verano pasado con ‘La bicicleta’, junto a Shakira / SUR

«No podemos cerrar las puertas a otras músicas por creer que solo hay un género que puede tener éxito», asegura el rey del vallenato, que el lunes actúa en Starlite

REGINA SOTORRÍO

Como él mismo reconoce, ha sido educado en la escuela romántica del bolero. Y lo demuestra nada más empezar la charla telefónica lanzando un piropo: «Debe de ser muy bonita, todas las mujeres de Málaga son muy hermosas». Dos décadas después de arrasar con los ritmos colombianos de ‘La gota fría’ y la ‘Fruta fresca’, Carlos Vives sigue en la brecha y vuelve de gira por España –con parada este lunes en StarliteMarbella– impulsado por el éxito de ‘La bicicleta’. Mucho han cambiado las cosas en este tiempo en la música latina. Del reinado del reguetón y de sus consecuencias habla alto y claro en esta entrevista, en la que también deja claro su alegría por volver a Málaga. «Aún recuerdo nuestra llegada a Málaga, llorábamos de la emoción. Es un lugar tan hermoso, tengo tantos recuerdos...», comienza diciendo.

Después de tantos años y tantos lugares, ¿cómo puede recordarlo?

–Hay lugares especiales. Mira, recuerdo en Málaga un spa como del norte de África y a las dos de la mañana, después del concierto, estaba flotando en su piscina. Fue espectacular.

¿Temía que se le hubiera olvidado por estas tierras?

–Tenía más nostalgia. Yo nunca soñé con salir de Colombia, empezamos a salir y todo han sido ganancias. Nunca he sido muy exigente, nunca tuve grandes aspiraciones de llevar mi música muy lejos y de que en lugares así tan especiales me quisieran. Y cuando la vida nos fue poniendo allí lo agradecimos y cuando la vida nos lo quitó sentí nostalgia. Así son las cosas.

¿Cuánto le debe a ‘La gota fría’?

–Mucho. A la música de mi tierra le debo mucho porque no solamente me dio el cariño de un público, sino las ideas para renovarla, para inventarme cosas a partir de ella.

El éxito que tuvo ‘La bicicleta’ el año pasado demostró que, más de 20 años después de aquella ‘Gota fría’, el vallenato sigue funcionando en el mundo.

–Gracias por decirlo, porque aunque ‘La bicicleta’ está vestida de un sonido urbano, más moderno, no deja de ser un vallenato. Yo la llamé de hecho, originalmente, un ‘Vallenato desesperado’. Creo que España está conectada con esta música, tiene mucho de ella, de Andalucía y de las Canarias, de ciertas voces que identificamos también como nuestras.

«No nos quejemos de violencia si escogimos que ‘como esto es comercial no importa’»

Pablo Milanés dijo hace unos días en una entrevista que ‘Despacito’ es un atraso para la música latina. ¿Qué opina?

–(Piensa) Yo no creo que una canción pueda ser un atraso, sea buena o mala. Yo lo que creo es que no podemos cerrar las puertas a músicas del mundo por creer que solo hay un género que puede tener éxito. No entiendo que te digan ‘tienes que hacer esto porque esto es lo único que se oye’. Eso me parece estúpido porque hay tanta música buena en el mundo y tan poco espacio para la divulgación... Yo no tengo nada en contra de la música urbana. Es más, la música urbana no podría vivir si no existieran los vallenatos, las cumbias, los bluses... Detrás de ella están los patrones folclórico de la música de raíz. Creo que entiendo lo que Pablo quiere decir, y es que cada vez hay menos espacio para la música que no es urbana.

Espacios para la música

Parece que lo latino ahora solo es el reguetón.

–Y eso está mal. Porque primero de todo, el reguetón se alimenta de lo latino. Creo que el subtexto de Pablo es que en las emisoras de hoy hay un retraso en cuanto a calidad musical, se van perdiendo los espacios para la buena música. Y digamos la verdad, en el reguetón son contados los artistas que hacen cosas interesantes y artísticamente valiosas en su música y en su lírica. Son muy pocos. Pero no creo que sea ‘Despacito’ el problema.

El concierto

Fecha.
31 de julio, 22.30 h. Apertura de puertas a las 20.00 h.
Lugar.
Auditorio la Cantera de Nagüeles, Starlite Festival. Marbella
Entradas.
Desde 50,69 euros.

Además, como sabrá, ha habido muchas críticas por el machismo de las letras del reguetón.

–Sí, sí, eso es muy pobre. Eso sí que es un gran retraso en la humanidad del cantante. Yo soy del Caribe y vengo de una escuela romántica, he sido educado por el bolero. Y a Pablo le debe pasar lo mismo. Una canción de esas que denigran a las mujeres no se la aguanta uno ni de vaina.

–¿La música es solo entretenimiento o tiene una función social? Por ejemplo, usted tiene una canción contra la violencia de género.

–¡Cómo no hacerlo! A medida que uno madura como artista se da cuenta de que uno cumple también una función social. Hay que cuidar las cosas que se cantan y se dicen por el poder que tiene la música. Y eso hace la diferencia. Escogimos el camino de darle basura a nuestra gente y después nos damos golpes de pecho de por qué esa violencia.Decimos que eso es genético ¡Ja! ¡Hemos acusado hasta a la genética de ser un país violento! Y después esta esa teoría de que ‘eso es comercial’ y entonces ‘vale todo’.Con esa mentira la gente no siente responsabilidad de lo que hace y subestima el valor educacional de los medios de comunicación. Es nuestro gran error. Hoy a nuestros niños los educan más los medios de comunicación que los colegios. No nos quejemos entonces de violencia, maltrato y mala educación si escogimos que ‘como esto es comercial no importa’.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos