El Balneario se inunda de swing al ritmo de Dry Martina

Un momento del concierto.
Un momento del concierto. / Fernando Torres

Los hermanos Insausti protagonizan una noche de música con la que convirtieron Málaga en una pista de baile

Fernando Torres
FERNANDO TORRESMálaga

Camisa de flores, tupé y predisposición para bailar. El público llegó a El Balneario al atardecer, preparado para una noche de balanceos y piruetas imposibles. Dry Martina, la banda malagueña capitaneada por los hermanos Insausti -Laura (voz) y Rafa (guitarra)- protagonizaron anoche una velada única, en la que además de mover a más de mil personas en la pista de baile presentaron algunos de los temas de su nuevo disco, todavía sin editar. Una fiesta que empezó con retraso y tuvo un final inesperado: el equipo de sonido dejó de funcionar pasadas las 12 de la medianoche, y los músicos abandonaron el escenario entre despedidas mudas y clamores de “¡no se oye, no se oye!”.

El último éxito de la banda, ‘Ahora!’, inauguró la actuación de Dry Martina. El sol todavía asomaba por el oeste, en un anochecer tardío y caluroso. No obstante, las altas temperaturas no impidieron que los asistentes se dejaran llevar con el ritmo de los mil y un géneros musicales con los que experimenta Laura: reggae, ska, jazz y un poco de fusión. ‘No muero de amor’ fue el primer estreno de la noche. El adelanto del nuevo trabajo de estudio hablaba del desamor más poderoso: “Sé vivir sin tí”, “No lo eres todo”, “La vida sigue contigo o sin tí” rezaban las estrofas.

Con sonido caribeño dedicaron una canción al Colegio de Médicos de Málaga. “¿Hay algún médico en la sala?” ‘Lo mejor’, un canto a la ironía de la vida sana y sus consecuencias negativas para la salud precedió al monólogo de Rafael Insausti, que interpretó un vals “compuesto para la ocasión”, llenando el escenario con su telecaster a puro trémolo. Los hermanos dedicaron otra canción a su madre, con la alegría del ukelele, “allá dónde esté”.

Pero lo de anoche no fue un mero concierto. Diferentes asociaciones de baile acudieron a la cita para lucir sus pasos más complejos. Málaga Swing y Claqué Málaga recibieron el saludo de Laura y llenaron la pista de acrobacias -para la envidia de aquellos que no podían seguirles el ritmo-. Manolo Albarracín acompañó a la cantante sobre las tablas para interpretar una coreografía al más puro estilo broadway.

La fiesta continuó hasta las 00.10 horas, momento en el que los altavoces dejaron de sonar, y el sonido se redujo al emitido por los amplificadores y la batería. Entre la confusión del público y los propios músicos, la despedida se produjo sin más, como un trámite. Minutos antes, Rafa había instado a los asistentes a continuar la fiesta en el interior de El Balneario, donde se proyectó el nuevo videoclip de la banda, un plano secuencia dirigido por Roberto Cano, “al más puro estilo La La Land”, tal y como explicó a SUR el cineasta. Cano aseguró estar “muy satisfecho” con el resultado de la producción, que sólo les llevó “siete tomas”. “Es un trabajo con glamour, colorido y movimientos de cámara rápidos”.

La fiesta comenzó al atardecer con un pincha discos y la actuación de los malagueños Oddboys. Su sonido surfero eléctrico y la energía que salía de su guitarra y saxofón encendieron a los asistentes que esperaron con paciencia la aparición de los Insausti.

Fotos

Vídeos