ANTONIO GRAU DAUSET

GONZALO ROJO

Hijo del cantaor alicantino Antonio Grau Mora 'Rojo el Alpargatero' y de la almeriense María del Mar Dauset, Antonio Grau Dauset vino al mundo en Málaga en 1885. Desde pequeño tuvo ocasión de conocer y escuchar a casi todos los artistas con los que trabajaba su padre, hasta que en 1905 se trasladó a Madrid a estudiar y allí entabló amistad con el cantaor Manuel Escacena, viviendo intensamente el Madrid flamenco de aquella época. Una noche de 1907, en una fiesta que se celebró en el Café Fornos, le escuchó cantar un aristócrata, le agradó sus maneras y le propuso hacer una grabación en París con la casa Pathé. Accedió a ello y al parecer grabó seis discos con los siguientes cantes: Fátima (?) y malagueñas, tarantas y cartageneras, murcianas y tangos, nuevas tarantas y tientos nº 1, tientos nº 2 y malagueña del Canario y chuflas y Fátima. La guitarra que le acompañó fue la del también malagueño Enrique el Negrete.

Un par de años después volvió a París donde aprendió los secretos del transformismo, llegando incluso a superar en rapidez a su maestro el famoso Frégoli, tenido como se sabe, por el rey de este arte escénico. Algo después formó el duo 'Los Mignon', recorriendo toda España con sus transformaciones, bailes y cantos españoles. Salió al extranjero y alcanzó un éxito extraordinario en la Rusia del último zar, Nicolás II, gozando de la admiración del propio Rasputín. Con motivo de la revolución rusa tuvo que huir hacia Siberia, pasando más tarde a China y por fin a Japón, Filipinas y Estados Unidos.

De nuevo en España compuso canciones y música ligera y comenzó una nueva etapa dedicándose a la enseñanza como director del colegio Santo Domingo de Guzmán, de Madrid. El año 1928, para la casa discográfica Gramófono y con la guitarra de Ramón Montoya, grabó cuatro discos con malagueñas y media granaina, cantes de Levante y fandanguillos, caracoles y murcianas y fandanguillos mineros y serrana. Hizo también para el mismo sello diversos discos con orquesta. En 1952, con motivo de un viaje que tuvo que hacer a Cartagena, conoció al cantaor Antonio Piñana Segado, convirtiéndose el cantaor cartagenero en su discípulo y continuador de la escuela creada por su padre. Afincado en Cartagena, fue elegido para presidir los primeros Festivales Nacionales del Cante de las Minas de La Unión. En Cartagena permaneció el artista malagueño Antonio Grau Dauset hasta su muerte ocurrida el año 1968, contando 83 de edad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos