Diario Sur

El reencuentro de Tijeritas con Málaga

Tijeritas, durante el concierto de anoche en La Cochera Cabaret.
Tijeritas, durante el concierto de anoche en La Cochera Cabaret. / FRANCIS SILVA
  • El precursor del flamenco tecno-pop congrega a varias generaciones en su vuelta

  • Junto a sus canciones de siempre, el artista malagueño avanza en La Cochera Cabaret algunos de los temas que formarán su próximo trabajo

Había ganas de comprobar cómo le ha sentado el paso del tiempo a Tijeritas. Algunos de los que acudieron anoche a La Cochera Cabaret para ver el regreso del artista malagueño a los escenarios eran adolescentes cuando su flamenco tecno-pop reinaba en el ‘top-ten’ de los ochenta. Ayer compartían con otras generaciones el reencuentro con quien un día sonaba en sus ‘walk-man’ camino del instituto. De hecho, anoche hubo en la sala malagueña más de un padre y un hijo.

Lo cierto es que José Soto no defraudó. Aunque llegó casi una hora más tarde de lo esperado, las más de 200 personas que se congregaron ayer en el espacio de la avenida de los Guindos hicieron retumbar el local con sus aplausos al ver aparecer a Tijeritas. La sala estaba a rebosar y no fueron pocos los que no dudaron un instante en sacar sus móviles para captar el ansiado momento. El cantante abrió el repertorio con uno de sus temas emblemáticos, ‘Libre soy’, y toda una declaración para sus seguidores: «Estoy muy contento de cantar en Málaga, mi tierra, y ante todos ustedes».

Y es que desde que subió al escenario comenzó a interactuar con un público entregado, que entre canción y canción le dedicó piropos y aplausos. Sin duda, fue una noche en la que se pudo escuchar un flamenco al más puro estilo Tijeritas, y en la que el artista dio lo mejor de sí, interpretando temas recopilados de su extensa discografía, que superan la veintena. Además concedió un avance de lo que se podrá ver en su próximo trabajo, ‘Leyenda viva 30 aniversario’, motivo de su regreso a los escenarios.

Prueba de esa conexión intergeneracional del artista con su público después de tres décadas fue la pasión y el ímpetu con los que le hicieron los coros a sus temas. «Él ha sabido versionar el flamenco como nadie antes lo había hecho, y eso tiene mucho mérito», afirmaba Miguel Peláez, que acudió al concierto acompañado de su mujer y su hermana.

También reservó el intérprete su tiempo para los quejíos. Incluso para el humor. Desde que en 2012 decidió dejar los escenarios para centrarse en su familia, Tijeritas no había estado ante su público: el de siempre, el de Málaga.

Se trataba de una reaparición algo inesperada pero ansiada tanto por sus fans como por el propio Soto, al que se pudo ver sinceramente emocionado al hablar de Málaga y la ilusión que le hizo volver a cantar en un escenario de la ciudad que le vio nacer. Lo que venga a partir de ahora lo tendrá que decidir el propio artista. Lo que piensa su público ya lo sabe y lo saborea desde anoche.

Temas