Diario Sur

Juan Antonio Simarro: «Me llamarán loco, pero la música puede mejorar el mundo»

  • El compositor estrena hoy en Málaga una sinfonía solidaria que busca remover conciencias y que cuenta con el apoyo de la Unesco

Juan Antonio Simarro tiene la melodía completa en su cabeza, la ha escuchado una y otra vez en su mente mientras le daba forma movimiento a movimiento. Pero ni él sabe aún cómo suenan todas las piezas en conjunto, interpretadas por una orquesta y con un coro de fondo. Hoy lo descubrirá en el Auditorio Edgar Neville de la Diputación (20.00 horas). El compositor estrena 'Sinfonía por un mundo mejor', una obra que busca remover conciencias y que ya ha despertado el interés de organizaciones como la Unesco y Greenpeace. Con ese punto de partida, el fin tenía que ser social: la recaudación del concierto (con entradas a 8 euros) irá al Asilo de los Ángeles.

Simarro, tinerfeño afincado en Madrid desde niño, persigue un objetivo ambicioso: «Mi intención es animar a la gente a que salga optimista del concierto y con ganas de mejorar el mundo». Está convencido del poder de la música. «Y me pueden llamar loco, pero creo que la música puede animar a mejorar el mundo. Hay que intentarlo», añade. En Málaga pondrá a prueba su teoría con el director malagueño Juan Pablo Gómez al frente de la International Youth Philharmonic Orchestra y con el Coro Oficial de la Universidad de Málaga.

El primer movimiento se estrenó en 2011 en el Auditorio Nacional de Madrid, la 'Obertura por los Derechos Humanos', una pieza introductoria de carácter «esperanzador» que fue acogida con éxito. Diferentes directores de orquesta le pidieron la partitura y le animaron a continuar la sinfonía. Entre ellos Juan Pablo Gómez, que finalmente será el encargado de hacer sonar hoy por primera vez la composición al completo. Desde Málaga la sinfonía viajará a Madrid y a Alicante, y cruzará las fronteras hacia México, Argentina y Portugal. Y, quién sabe, si también hacia la Unesco en París. De momento, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura le ha dado su apoyo institucional tras conocer el proyecto a través de su centro en Getafe.

Al fin y al cabo, comparten filosofía. Tras ese primer movimiento alegre en defensa de los derechos del hombre, hay un cambio radical de registro. Simarro compuso 'Homenaje' tras ver en el telediario que cada pocos segundos muere un niño en el mundo. Por eso, el segundo movimiento empieza con un lamento roto por el sonido de un bombo, representando ese momento en el que un pequeño cae. El tercer movimiento ha captado la atención de Greenpeace: 'Desarrollo sostenible' pone música a la difícil relación entre la naturaleza y el hombre con una melodía que adquiere un toque étnico con percusiones, instrumentos africanos y australianos. 'Un mundo mejor' es la conclusión, «un resumen de todas esas veces que a lo largo de la Historia el hombre ha intentado levantarse y luchar contra las injusticias sin conseguirlo. Esta vez sí lo logra. Aquí cada nota lleva a la siguiente, como metáfora de que «todos juntos podemos». Para poner ese granito de arena tan necesario, en cada ciudad donde se interprete la 'Sinfonía por un mundo mejor', el director de orquesta donará la recaudación a una ONG.