Diario Sur

«Al flamenco le falta un artista representativo como en su día Camarón o El Lebrijano»

Pérez, el pasado miércoles, en la sede de la peña Juan Breva durante la entrevista.
Pérez, el pasado miércoles, en la sede de la peña Juan Breva durante la entrevista. / Paula Hérvele
  • Diego Pérez, presidente de la Federación Provincial de Peñas Flamencas, acude este fin de semana al quinto congreso internacional de peñas flamencas con 250 participantes y un variado programa

Diego Pérez lleva catorce años al frente de la Federación Provincial de Peñas Flamencas, una entidad fundada en 1985 y que actualmente aglutina a 55 peñas de Málaga con unos 5.500 inscritos. Este colectivo organiza el V Congreso Internacional de Peñas Flamencas que se inaugura hoy, viernes, en el hotel Iberostar de Torrox y se prolongará durante todo el fin de semana.

–¿Tienen sentido a día de hoy las peñas flamencas?

–Claro que sí, no ha perdido su sentido. Si se cierran todas las peñas flamencas, ¿qué hacemos los aficionados al flamenco?

–¿Qué papel juegan las peñas en el mundo flamenco?

–Las peñas flamencas son las que conservan el flamenco en su pureza; difunden el flamenco; contribuyen al mantenimiento del flamenco a través de recitales, concursos, festivales o conferencias ilustradas para dar a conocer los cantes; y están detrás de casi la totalidad de los festivales flamencos que se organizan.

–¿La juventud se sigue acercando al mundo de las peñas flamencas?

–Sí, pero no en la medida que queremos. Se acercan principalmente no como socios sino como participantes de los actos que se organizan. Los peñistas, fundamentalmente, son gente de cierta edad. Uno de los retos que tenemos por delante es que los jóvenes se impliquen más en las peñas.

–¿Quienes van a participar en el congreso de peñas flamencas?

–Vendrán peñas de todas las provincias andaluzas, así como de Castilla y León, Madrid, Cataluña y representantes de Japón. Habrá aproximadamente unos 250 congresistas

–¿Que asuntos se van a abordar?

–Tenemos un programa variado con mesas redondas y ponencias en las que se abordarán asuntos como el papel de las peñas flamencas; la trayectoria de históricos cantaores malagueños; se va a recordar a los cinco artistas flamencos que este año nos han dejado: José Menese, Paco Taranto, El Lebrijano, Juana la del Revuelo y Juan Peña ‘El Habichuela’; y se tratarán los cantes olvidados, la evolución del baile flamenco y el papel de la guitarra. Junto a ello habrá actuaciones musicales: el día de la inauguración habrá un homenaje a Antonia Contreras y el sábado tendremos una actuación de Jesús Méndez.

–¿Las instituciones públicas apoyan el flamenco?

–Sí y le estamos agradecidos, pero podrían hacer un esfuerzo mayor.

–¿Qué acciones desarrolla a lo largo del año la federación?

–Tenemos una escuela de cante, baile y guitarra; un circuito de jóvenes flamencos, donde los alumnos más destacados participan en las peñas de la provincia; tenemos un concurso de cante, baile y guitarra donde promocionamos los cantes autóctonos de Málaga; participamos en un programa de intercambio de artistas con otras provincias andaluzas; desarrollamos un ciclo de conferencias para explicar los distintos cantes; y los peñistas nos reunimos una vez al año en una jornada de convivencia.

–¿En qué momento se encuentra el flamenco?

–Soy optimista y lo veo bien, pero no dejo de reconocer que el flamenco está pasando por una especie de crisis. Una crisis relacionada con la conservación del flamenco puro. Ahora hay mucho flamenquito, pero no hay demasiado flamenco puro a pesar de que están saliendo buenos cantaores. Al flamenco le falta un artista representativo y admirado por los jóvenes que tire del carro como en su día lo fueron Camarón, Menese o El Lebrijano. Nos estamos quedando sin esas figuras representativas. Si hoy saliera un Camarón sería extraordinario.

–¿El modelo actual de festivales flamencos está desfasado?

–Sí. El modelo de empezar a las once de la noche y terminar a las ocho de la mañana tomando churros ya está desfasado. De los carteles hay que quitar cantaores;en lugar de ocho cantaores, con tres cantaores y un cuadro flamenco es suficiente y se montan un buen festival.

–Los turistas demandan flamenco pero hay pocos sitios donde se pueda disfrutar de flamenco en Málaga.

–Al turista le encanta el flamenco y lo busca. En Málaga los pocos tablaos existentes son muy pequeños y no con la promoción que deberían. A Málaga le hacen falta buenos tablaos, ya que si no se está dando un flamenco ‘light’ porque si hay un aforo muy pequeño y limitado no se puede traer a primeras figuras del flamenco. Además, el turista busca flamenco en sus lugares autóctonos, en su salsa, sea una peña o un tablao, pero no en un teatro, ya que en un teatro lo puede ver en sus países.