Diario Sur

Shakespeare a ritmo de jazz en el Cervantes

La Insostenible Big Band tocó este verano las piezas de Duke Ellington en el Castillo de Gibralfaro
La Insostenible Big Band tocó este verano las piezas de Duke Ellington en el Castillo de Gibralfaro / SUR
  • La Insostenible Big Band presentará en el teatro malagueño una singular adaptación musical de textos del bardo inglés

  • El montaje programado pasado mañana pone en escena las versiones realizadas por Duke Ellington hace seis décadas

Hay quien huye de los encargos como de la peste, porque prefiere el libre albedrío de la creatividad o la simple procrastinación. Pero a veces las sugerencias ofrecen hallazgos felices. Hace seis décadas, en julio de 1956, Duke Ellington y Billy Strayhon recibían la petición de componer una pieza de jazz para el Stratford Shakespeare Festival de Canadá, tomando como base los textos del autor inglés. El fruto de aquel trabajo fue la suite en doce movimientos titulada ‘Such sweet thunder’, a partir de un pasaje de ‘Sueño de una noche de verano’. A principios de año, el gerente de la Orquesta Filarmónica de Málaga, Juan Carlos Ramírez, habló de esa pieza con Antonio Lara, director de la Insostenible Big Band, y le pidió que recuperase aquellas partituras para organizar un concierto.

Y como buen sueño de una noche de verano, la pieza sonó en el Castillo de Gibralfaro el pasado mes de julio. «Acudieron 500 personas, pero fueron muchas las que se quedaron fuera, así que nos pusimos manos a la obra para repetir la experiencia. Es una obra que nos costó bastante montar y tocarla una sola vez al público nos parecía muy poco», recuerda Lara. Y así será. Pasado mañana, lunes, la Insostenible Big Band se subirá a las tablas del Teatro Cervantes para interpretar ‘Shakespeare & Ellington: Such sweet thunder’. Y lo hará, además, con novedades respecto al concierto veraniego.

«La nueva aportación en relación al concierto que ofrecimos en Gibralfaro consiste en que en el Cervantes participará un narrador, el actor malagueño Juan Antonio Hidalgo, que en cada movimiento ofrecerá una pequeña introducción sobre el fragmento de la obra de Shakespeare en la que se inspira la pieza musical que tocaremos acto seguido», explica el director de la Insostenible Big Band.

«Es una obra bastante desconocida, que se ha tocado en pocas ocasiones, pero que contiene una extraordinaria intensidad musical, es una música muy contemporánea con unas melodías muy atrevidas», acota Lara.

Un narrador en escena

«La pieza es una suite, consta de varios movimientos y cada uno tiene un estilo diferente. En las suites antiguas eran cinco o seis movimientos muy específicos, pero lo que hizo Duke Ellington fue hacer 12 movimientos y a cada uno de ellos les puso un título relacionado con una obra de Shakesperare. Por eso creemos que el carácter didáctico de la narración inicial de cada suite puede ayudar a que el público disfrute más la obra», defiende Lara.

Una pieza que, para el director de la Insostenible Big Band, representa «el proyecto más completo, de mayor dificultad e intensidad» que han afrontado en sus once años de vida. «Con este concierto, nos coronamos». Con Shakespeare y Duke Ellington. No son malos compañeros de cima.