Diario Sur

Aurignac sueña despierto con Charlie Parker

Ernesto Aurignac, acompañado al contrabajo por Rafael Sibajas, ayer en el Centro de Artes y Música Moderna Maestro Puyana. :: ñito salas
Ernesto Aurignac, acompañado al contrabajo por Rafael Sibajas, ayer en el Centro de Artes y Música Moderna Maestro Puyana. :: ñito salas
  • La Orquesta Sinfónica Provincial, dirigida por Arturo Díez Boscovich, acompañará al músico en un recital que esperan girar por el resto del país

  • El saxofonista malagueño presenta el concierto que ofrecerá pasado mañana en el Cervantes con temas del mito del jazz

Las compró hace una décadas, pero han estado seis años «en un cajón». Andaba Ernesto Aurignac por Nueva York y en uno de los ratos libres que le dejaba su gira junto al pianista Chano Domínguez se fue a dar una vuelta por Manhattan. Allí encontró una tienda de música. Y claro, entró. Dentro se topó con una rareza, un tesoro: unas partituras de 'Charlie Parker with strings', la mítica -y extraña- grabación realizada por el icono del jazz a principios de la década de 1950. Costaba una pasta. «Me hipotequé y las compré», recordaba ayer Ernesto Aurignac poco después de admitir su fascinación por esa pieza concreta: «Siempre soñé con tocarla y con tocarla en mi ciudad».

Pues este viernes, Aurignac soñará despierto sobre las tablas del Teatro Cervantes de la capital. Allí tocará las partituras de Parker junto a sus habituales: José Carra al piano, Dee Jay Foster al contrabajo y Juanma Nieto a la batería. Y a ellos se unirán los músicos de la Orquesta Sinfónica Provincial, dirigida para la ocasión por otro joven talento emergido en la escena musical malagueña, Arturo Díez Boscovich.

Un cuarteto de jazz y su improvisación innata. Una orquesta y su música leída. Un reto sobre el que se detenía ayer el periodista Javier Domínguez, la voz de la sapiencia jazzística: «Lo que va a hacer Ernesto Aurignac tiene muchísimo mérito (...) Es algo muy valioso, porque va a interpretar junto a una orquesta una música que no sabes cómo empieza ni sabes cómo acaba».

Domínguez glosaba la valentía del músico malagueño en el escenario del Centro de Artes y Música Moderna de Málaga Maestro Puyana, cantera de jóvenes intérpretes que acaba de cumplir tres años y donde se forman 350 alumnos. Cuatro de ellos -Nacho Loring, Guillermo Fernández, Antonio Jiménez y Adrián Cruces- compartieron ayer sesión con el saxofón alto de Aurignac, la batería de Nieto, el piano de José Carra y el contrabajo de Rafael Sibajas.

Entre sesión y sesión, Aurignac glosaba que el concierto del viernes apenas tiene un precedente en el recital que ofrecieron hace un par de meses junto a la Orquesta de Gran Canaria. «Fue algo mágico», rememoraba ayer el músico malagueño, cuya aventura trae ahora a su tierra. Y espera que no quede ahí: «Pretendemos tocarlo por toda España y llevarlo también a Japón, donde creemos que gustaría mucho». El baterista Nieto se apunta, desde ya, a la gira japonesa.

Para llegar a más gente

«La idea es intentar llegar al mayor número de gente posible», acotaba ayer el saxofonista malagueño sobre el concierto que ofrecerá pasado mañana. Allí sonarán las piezas de Charlie Parker que durante varios años formaron parte de disco de jazz más vendido en el mundo. «Lo hicieron para desbancar a los Beatles...», deslizaba ayer Aurignac con una media sonrisa cómplice.

Porque, para Paco Carmona, promotor de conciertos y patrocinador del recital del viernes, Aurignac es «un animal» al que admira desde hace años. «Apoyar estas iniciativas es una declaración de amor a la música», sostuvo Carmona.

Un amor como el que profesa el músico malagueño: «Soy un flipado de Charlie Parker». Pero, después de seis años en el cajón, ¿por qué tocar las partituras ahora? Aurignac se encoge de hombros, toma el saxo y enfila un nuevo tema con la banda. Un clásico de Parker: 'Now is the time'. Ahora es el momento.