Diario Sur

Los últimos cartuchos de Discos Candilejas

Francisco Gil y Alejandro Bárcenas, empleados de Discos Candilejas. :: salvador salas
Francisco Gil y Alejandro Bárcenas, empleados de Discos Candilejas. :: salvador salas
  • Sus trabajadores piden ayuda para continuar con el único negocio tradicional de venta de música que queda en la ciudad. El tema llega mañana al pleno municipal

  • La histórica tienda liquida el material con vistas a su cierre el 1 de noviembre

«Gran oferta. 3x2 en todos los artículos», se lee en la fachada del número 9 de la calle Santa Lucía. Dentro conviven las últimas novedades discográficas con reediciones de álbumes antiguos de David Bowie y Bee Gees, vinilos de Mocedades y Love of Lesbian, y casetes de Triana y Nacha Pop. Al lado, bajo la etiqueta 'De Málaga', comparten estantería Dry Martina, Jarrillo'Lata, Jammin' Dose, Frutería Toñi... Discos Candilejas, el único comercio tradicional dedicado a la venta de este producto en Málaga, liquida el material con vistas al cierre, fijado ya para el 1 de noviembre.

Ese día José Antonio Castañeda, su propietario, entregará las llaves del establecimiento al dueño del edificio. Un par de años de litigios por el fin de la renta antigua, la incapacidad de asumir los nuevos precios de alquiler (que en la zona rondan los 3.500 euros) y la caída en picado de las ventas no le dejan otra opción. Castañeda se jubilará tras más de 35 años al frente de Candilejas en diferentes localizaciones, pero queda en el aire el futuro de sus dos empleados. «Por ellos he aguantado tanto», declaró.

De momento, Francisco Gil y Alejandro Barberá, de la 'familia Candilejas' desde hace más de 25 años, no se rinden. Y al igual que hacen con el 'stock' de la tienda, ellos también queman estos días sus últimos cartuchos. Gil solicitó ayer a las administraciones «ayuda» para seguir con el negocio en «algún local con un alquiler razonable, que no esté alejado del centro». Quieren estar cerca de su público más fiel en los últimos tiempos: los turistas. El objetivo es reorientar el negocio y «darle un aire nuevo» adaptado a los nuevos tiempos. «Queremos mantener la venta de música local, especializararnos en flamenco y en clásico español, y además centrarnos en el 'merchandising' de los grupos, que es lo que la gente más sigue comprando», explicó Gil.

Moción

Málaga para la Gente ampara esta petición y llevará el asunto al pleno municipal de mañana con una moción en la que instan al Ayuntamiento a estudiar «posibles líneas de ayudas» para el «mantenimiento de la labor cultural que realizan y su contribución a la difusión de la música malagueña». «Es el único comercio que queda que venda la cultura malagueña. Es el único sitio que tienen los artistas locales para vender los discos que se producen ellos mismos, así como las entradas a los conciertos, sin sacar comisión a cambio», resaltó el portavoz del grupo Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, que lamentó que el centro se esté convirtiendo en «un parque temático de las franquicias».

El Ayuntamiento mantuvo, por su parte, que su implicación ha sido «máxima desde el principio» en este asunto. La concejala de Cultura, Gemma del Corral, ha hecho gestiones para buscar una salida al negocio, que pasaría por una reformulación del modelo y un acercamiento a uno de sus públicos objetivos. El Consistorio ejerce de intermediario con museos de la ciudad para que, a través de acuerdos comerciales, puedan instalar espacios de venta de discos de flamenco y clásico español en sus tiendas. Algunos, como el Thyssen o el MIMMA, han mostrado interés por la propuesta. Los empleados de Candilejas se reunirán con ellos y valorarán las opciones. «Pero tendría que apoyarse con una tienda donde tener todo el material y surtirles a ellos, porque solo así no sería suficiente para mantenerse», apuntó Gil.