Diario Sur

Salvador Vázquez. :: sur
Salvador Vázquez. :: sur

El malagueño Salvador Vázquez gana el concurso de Dirección Orquestal de Córdoba

Salvador Vázquez (Málaga, 1986) es hombre discreto, de los que hacen carrera con pasos firmes más que con saltos en el aire. Quizás por eso, por su trabajo constante sin alardes, su nombre sea ahora uno de los más suenan en la dirección orquestal. El malagueño se ha impuesto en el IV Concurso de Dirección Orquestal de Córdoba, un certamen singular porque quien elige aquí a la mejor batuta no es un jurado de expertos, sino los mismos instrumentistas de la agrupación. Nadie como ellos para decidir quién se maneja con más habilidad sobre un atril. Y en eso Vázquez tiene experiencia de sobra como director de la Orquesta Sinfónica Provincial de Málaga y el Coro de Ópera de Málaga.

Tras una semana en la que la orquesta cordobesa probó a una veintena de candidatos, solo cuatro pasaron la criba: Salvador Vázquez (Málaga), Xavier Pagés (Barcelona), Daniel Sánchez (Avilés) y Carlos Garcés (Soria). Y de ellos, el malagueño salió vencedor con el primer premio del certamen.

Como ganador, Salvador Vázquez recibirá una invitación para dirigir un concierto en la temporada de abono de la Orquesta de Córdoba durante la temporada 2016-17. Percibirá 1200 euros brutos como contraprestación económica, una vez realizado el concierto, para cubrir los gastos de desplazamiento, alojamiento y manutención durante su estancia en Córdoba para preparar el recital.

Pero los directores de orquesta no se presentan a estos concursos por dinero. En una profesión tan competitiva como es esta -donde por cada agrupación de 60 profesores solo se necesita una batuta-, lo importante es tener la oportunidad de que a uno le vean en acción. Y ninguna formación sinfónica confía su atril a un nombre del que carecen de referencias. De ahí el valor de este premio, que también le dará la ocasión de dirigir a las otras tres orquestas andaluzas: la Filarmónica de Málaga, la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y la de Granada.