La Catedral cumple con la tradición musical

Adalberto Martínez, al frente del imponente órgano de la Catedral, interpretó piezas de Purcell, Albioni, Bach y Candotti, entre otros
Adalberto Martínez, al frente del imponente órgano de la Catedral, interpretó piezas de Purcell, Albioni, Bach y Candotti, entre otros
  • La basílica inaugura la Navidad con un multitudinario concierto en el que suenan Bach, Händel y piezas inéditas de Iribarren

De puertas para afuera suena el murmullo de la gente en las terrazas, la música de los bares, el ruido de los coches. De puertas para adentro, recogimiento absoluto. No suenan ni aplausos, se pide que se reserven para el final, y así se hace. La Catedral cumplió un año más con la tradición e inauguró la Navidad con un concierto de música barroca; un recital de órgano, trompeta y capilla de música que volvió a abarrotar la basílica. De nuevo los bancos resultaban insuficientes para acoger a todo el público, que se repartía por el templo en sillas o de pie.

En el programa, «música hecha en Málaga e interpretada por nuestra gente», como se avanzó en la presentación. Porque sonaron los grandes del Barroco Purcell, Händel y Bach, pero también se escucharon cantadas inéditas compuestas por Juan Francés de Iribarren, maestro de capilla de la Catedral en el siglo XVIII, que se conservan en el archivo catedralicio. Una labor de recuperación del legado musical malagueño que desempeña la Capilla de Música Maestro Iribarren y su director Antonio T. del Pino Romero. Ayer, sus instrumentistas dieron vida a esas partituras con la voz del tenor Gerardo López Gámez.

Las cantadas se intercalaron con piezas del repertorio barroco que ganaban intensidad en los imponentes órganos de la Catedral tocados por el maestro Adalberto Martínez Solaesa, organista titular de la basílica, acompañado a la trompeta por el profesor de la Orquesta Filarmónica Ángel T. San Bartolomé. Ahora sí, empieza la Navidad.

Temas