Las notas malagueñas de Raphael

La Orquesta Sinfónica Provincial, con su director titular Salvador Vázquez, en un ensayo.
La Orquesta Sinfónica Provincial, con su director titular Salvador Vázquez, en un ensayo. / Nuria Faz
  • La Orquesta Sinfónica de Málaga acompaña al cantante en ocho de sus conciertos. El próximo, en casa. Tocan éxitos como ‘En carne viva’, ‘Mi gran noche’ y ‘Escándalo’ durante tres horas de directo en las que el de Linares no descansa ni un minuto

Se hacen cientos de kilómetros en autobús para llegar al destino, tocar y volver a casa. Sin descanso. No hay tiempo, hay que regresar a la tarea del día a día, a sus puestos en conservatorios, colegios o en la Banda Municipal de Música. Porque este no es el trabajo con el que llegan a fin de mes, lo hacen por pura vocación. A cambio, les escuchan auditorios abarrotados de gente, más de 3.000 en alguna ocasión, y tienen el «privilegio» de estar al lado de un grande. La Orquesta Sinfónica Provincial de Málaga acompaña a Raphael en ocho de sus conciertos de la gira sinfónica por España. Para el próximo no necesitarán madrugar para lanzarse a la carretera, les queda cerca: en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, este sábado 28 de noviembre.

«La orquesta está haciendo un trabajo estupendo», confirma Rubén Díez, director artístico de la gira. Él lleva la batuta de las partituras arregladas por el compositor Fernando Velázquez (‘El orfanato’, ‘Lo imposible’, ‘Ocho apellidos vascos’) a partir de los éxitos de Raphael. Y «se engrandece todo; porque en el momento en el que una melodía la interpretas con una orquesta, le das una pátina de clásico», señala Díez. «Es una música muy buena, parece de cine», añade el gerente de la Sinfónica, Francisco Teva.

La Sinfónica ensaya con Rubén Díez días antes de los conciertos cada movimiento, las pausas y los golpes de música de temas como ‘En carne viva’, ‘Escándalo’, ‘Yo soy aquel’, ‘Como yo te amo’... Cuando faltan horas para que empiece el recital, aparece él, Raphael, para la prueba de sonido. No necesita más, es un profesional de las tablas con un número incalculable de actuaciones a sus espaldas. Rubén Díez lo define en una palabra: «Es un superdotado». Cada noche de la gira, Raphael se enfrenta a tres horas de directo sin ningún descanso. Ninguno. Cuando planificó los conciertos, no quiso incluir temas solo instrumentales para tomarse un respiro. «De hecho, es la orquesta la que descansa en algún momento, pero él no. Es sorprendente», indica el gerente de la Sinfónica. En esas breves pausas de la orquesta, Raphael levanta la voz junto a una guitarra o un pianista.

Detrás de Raphael en el escenario, 62 músicos de Málaga transforman sus ‘hits’ en melodías sinfónicas, sus éxitos de toda la vida y también otros temas menos conocidos, como ‘Y fuimos dos’ o ‘Sí, pero no’. Hasta 30 canciones se escucharán en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga. Muchos de los miembros de la Sinfónica eran ya fans desde hace décadas del artista de Linares –«Todas las Nochebuenas hemos estado con él en casa. Es la banda sonora de nuestros padres», dicen– pero ahora con más razón. «La energía que pone es bestial, es una mezcla de profesionalidad y entrega real. Que un artista tan grande y con tantos años de carrera se entregue así, es un ejemplo para los demás», asegura el violinista José María Fernández Benítez. Para él, admirador de toda la vida, es «impactante» compartir tablas con Raphael. «En cada concierto, Raphael se deja la piel, y eso hace que tú también lo hagas», indica el músico, que ha tocado el violín en discos de Dorantes, Vicente Amigo, Ella baila sola o Tontxu. Aunque muchos de sus compañeros ya lo han hecho, él aún no se ha atrevido a pedirle una foto. «En el último concierto lo haré», vaticina.

Para la orquesta, ‘Raphael Sinphonico’ es una gran oportunidad. Tras pasar por Huelva, Beniel, Murcia y Granada, y una vez que actúen en casa, la Sinfónica se subirá al escenario del Barclaycard Center de Madrid (16 de diciembre) y pasará dos noches en el Auditorio Fibes de Sevilla (18 y 19 de diciembre). «Y todos los conciertos hasta ahora están llenos, con un público que se vuelca en aplausos a nosotros», agradece Francisco Teva.

Es también una ocasión única para que una orquesta de naturaleza provincial –con Salvador Vázquez como director titular– salga fuera de su entorno. «Estamos promoviendo la ciudad de Málaga en todos los sitios a los que vamos», señala el gerente.

Con 70 años recién cumplidos, la Sinfónica es la orquesta más veterana de la provincia. A principios de los 90 se transformó en una asociación cultural sin ánimo: todo lo que se recauda revierte en el conjunto. Coincidiendo con su 50 aniversario, la Diputación se convirtió en su principal promotor, el único en la actualidad. La institución provincial les procura la sala de ensayos en el CCP de calle Ollerías y alrededor de ocho conciertos anuales. El resto, lo gestionan ellos con organismos públicos o privados. La cuestión es no dejar de tocar. «Y hacer lo que en nuestros trabajos habituales no podemos. Es un placer», sentencia Teva.

Temas