El Museo de Málaga remonta el vuelo

La terraza del restaurante del Museo de Málaga ofrece una estampa inédita de la capital/Fernando González
La terraza del restaurante del Museo de Málaga ofrece una estampa inédita de la capital / Fernando González

Amplía el horario veraniego, abre la cafetería, el restaurante y la biblioteca y ultima un ciclo con la Filarmónica

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

En contadas ocasiones sucede la alegría del asombro cuando la ciudad ofrece una vista inédita. Una perspectiva a estrenar de un rincón caminado un millón de veces. Ocurre por ejemplo con la falda verde de Gibralfaro, un lateral de la Alcazaba y el punto de fuga de la escena caminando hacia la calle Alcazabilla o hacia el mar, según se mire. Es la exclusiva vista que ofrece la terraza del restaurante del Museo de Málaga, instalado bajo la cubierta del palacio de la Aduana. El establecimiento, junto con la cafetería de la planta baja, entró en servicio el día 8. Es decir, un año y cinco meses después de la inauguración del museo.

La puesta en funcionamiento de la cafetería y del restaurante es quizá la muestra más evidente del afán del museo por remontar el vuelo después de un despegue más que dubitativo, con un programa didáctico cogido por alfileres, la biblioteca cerrada, la sede de la Academia de San Telmo clausurada y las salas de exposiciones temporales fuera de servicio. A ese panorama se unía el pasado verano el cierre del museo por las tardes en plena temporada alta turística y apenas siete meses después de su inauguración. Pues bien, salvo el uso de las salas destinadas para las exposiciones temporales –cuyo estreno se antoja para el próximo año en el mejor de los escenarios–, el Museo de Málaga ha resuelto en los últimos meses el resto de los frentes, al tiempo que ha abierto otros que merece seguir con atención, como la renovación de las salas dedicadas a la obra sobre papel y al arte malagueño del siglo XX y el venidero ciclo de conciertos organizado junto a la Orquesta Filarmónica de Málaga.

«El horario de verano se aprobó en enero y está consolidado», confirma la directora del Museo de Málaga, María Morente. De este modo, la Consejería de Cultura rectifica la sorprendente medida aplicada el verano pasado, que mantenía para el museo provincial el mismo horario que en el resto de equipamientos artísticos gestionados por la Junta (salvo el Museo de Almería); es decir, cerrados a partir de las tres de la tarde del 16 de junio al 15 de septiembre. Este año, la Aduana mantendrá sus puertas abiertas en los meses estivales igual que el resto del año: de martes a sábado de 9.00 a 21.00 horas y los domingos, festivos y vísperas de festivo, 9.00 a 15.00 horas.

Morente avanza que el ciclo de conciertos promovido junto la Filarmónica contempla doce recitales de música de cámara –y también didácticos– que empezarán a celebrarse partir de otoño. A modo de preámbulo, la Aduana tiene previsto acoger este verano un ciclo de corales que harían sonar sus voces en el interior del palacio. «Es nuestra primera actuación continuada con la Filarmónica, aunque hace muchos años que colaboramos de manera puntual», detalla la directora del museo provincial.

A falta de la entrada en servicio de las salas de exposiciones temporales, el Museo de Málaga prepara varios programas de 'obras invitadas' que dialogarán con las colecciones provinciales. El primero en llegar ha sido el 'Templicón' del recordado catedrático malagueño Juan Antonio Ramírez, que permanecerá en depósito en la Aduana durante cinco años, tal y como concreta la directora del museo. Y en cuanto a la anunciada exposición de esculturas de Miguel Ortiz Berrocal, la directora del Museo de Málaga fija que está «a punto de iniciarse toda la firma de convenios y la producción del proyecto» que debe ver la luz después del verano.

Y más cambios, estos en la zona de la colección. «La sala de materiales especiales con formatos sobre papel y acuarelas la vamos a ir renovando, creando pequeñas exposiciones temporales dentro de la permanente y la idea es que la sala de arte malagueño del siglo XX también sea renovable», brinda Morente, que también se detiene en la renovación que el museo hará con sus fondos de artistas malagueños de siglo XX: «Empezaremos a hacer los cambios en los próximos meses. Siempre dentro del contexto de arte contemporáneo malagueño».

Entre las novedades que manejan en la Aduana para los próximos meses también figura la apertura del claustro de la primera planta del edificio como «zona transitable y de descanso para los usuarios». Tampoco conviene perder de vista el primer acto de la Academia de Bellas Artes de San Telmo celebrará (será el próximo día 31) en la sede del museo, donde la vetusta institución cultural debe tener su sede, ya que la colección de Bellas Artes hunde sus raíces en las donaciones realizadas por la academia.

La cafetería integra los restos arqueológicos
La cafetería integra los restos arqueológicos / FG

La directora del museo sigue desgranando novedades. «La biblioteca, destinada a investigadores, ya está en funcionamiento y además empezamos a trabajar los clubes de lectura, vinculados a las colecciones y la temática del museo», acota Morente. Eso sí, la directora del Museo de Málaga reivindica con especial espero el nuevo brío del programa didáctico de la institución.

«El trabajo más de fondo tiene que ver con el programa educativo y estamos empezando a abrir ciclos como 'Desde la Aduana', 'Ventanas a la arqueología', otros sobre el paisaje cultural relacionado con el entorno que rodea a la Aduana, así como un curso para gestores culturales sobre públicos y otro de aprendizajes basado en proyecto para profesores de Secundaria para que trabajen con un taller en el Museo de Málaga. Se ha puesto en marcha el ciclo de 'La obra del mes' y tenemos una participación bastante activa con la Universidad», destaca Morente.

«Quizá el programa que está más desarrollado –sigue la directora– es el relacionado con el público familiar: talleres de arqueología experimental, de historia viva con recreaciones en sala, los talleres infantiles, los recorridos guiados de los domingos y las visitas desde los municipios. De estas últimas se han programado 22 entre mayo y junio. Otro de los programas más especiales tiene que ver con visitas de accesibilidad, dedicadas a niños con necesidades especiales que se desarrollan los sábados por la mañana». Propuestas para atraer al público, al fin y al cabo, corazón de cualquier equipamiento cultural.

Novedades en la aduana

Cafetería y restaurante
En servicio desde hace unos días bajo la concesión al Grupo La Borraja
Conciertos
En otoño se celebrará un ciclo junto a la Orquesta Filarmónica de Málaga, que vendrá precedido por un programa de conciertos de corales
Claustro del primer piso
Se abrirá al público para convertirse en una zona de descanso para los visitantes
Colección
Renovación de las obras expuestas en la sección de arte malagueño del XXy en el espacio dedicado a la obra sobre papel
Berrocal
Estrenará el ciclo 'La obra invitada' con un montaje previsto en otoño

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos