El Museo de Málaga se reactiva con el inicio del curso

José Luis Ruiz Espejo, Miguel Ángel Vázquez y María Morente, ayer en la Aduana.
José Luis Ruiz Espejo, Miguel Ángel Vázquez y María Morente, ayer en la Aduana. / Álvaro Cabrera

La Aduana estrena nueve meses después de su inauguración el programa educativo y anuncia su primera exposición temporal para 2018 con obras de Miguel Berrocal

REGINA SOTORRÍOMÁLAGA.

Han sido nueve meses de gestación, como en un embarazo, pero ya hay alumbramiento en la Aduana. Tras ese tiempo sin apenas más actividad que la exposición permanente, el Museo de Málaga inicia el curso con la meta de funcionar a pleno rendimiento una vez que este acabe. De momento, el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, presentó ayer el programa educativo y anunció para 2018 la primera muestra temporal dedicada al escultor Miguel Berrocal. Antes, en octubre, la biblioteca del museo se abrirá a los investigadores y saldrán a concurso las concesiones del restaurante y la cafetería del centro cultural.

El consejero de Cultura volvió al Museo de Málaga justo el día que finalizaba el controvertido horario de verano que ha mantenido la Aduana cerrada todas las tardes de los últimos tres meses (en plena temporada alta de turistas), una situación a la que -aseguró- se buscará una «solución» el año que viene. «Se están produciendo contactos con los diferentes representantes sindicales para buscar fórmulas que permitan una mayor flexibilidad del horario y que el año que viene haya una solución para la apertura por las tardes. Vamos a trabajar pronto para tener tiempo suficiente para buscar soluciones acordes a las necesidades que nos plantea la ciudad de Málaga», declaró.

Las claves

Horario de verano
El consejero garantiza que ya se están buscando fórmulas para abrir por las tardes el próximo verano
exposiciones temporales
La obra de Miguel Berrocal se exhibirá en 2018 en espacios abiertos, como el patio o las galerías
cafetería y restaurante
En octubre comenzará el «complejo» procedimiento de licitación, pero la Junta se compromete a agilizar los tiempos

Con el programa educativo ya en marcha, el siguiente paso para lograr la normalidad del museo será trasladar los fondos de la biblioteca, ahora almacenados, al Palacio de la Aduana. La 'mudanza' comenzará la próxima semana con la idea de abrir este espacio, exclusivo para profesionales e investigadores, en octubre. Ese será también el mes en el que saldrá a concurso la concesión de la cafetería en la planta baja y del restaurante con vistas panorámicas de la ciudad ubicado en lo más alto del emblemático edificio. Comenzará entonces un procedimiento «complejo», pero Vázquez se comprometió a intentar «reducir al máximo los tiempos que marca la ley».

Lo que sí se descarta para lo que queda de año es el inicio de las exposiciones temporales, otra de las grades asignaturas pendientes. El consejero emplazó para ello a 2018 y anunció al encargado de inaugurarlas: Miguel Berrocal.

Las esculturas, en el patio

Las obras del escultor de Villanueva de Algaidas se exhibirán, probablemente, en espacios abiertos del museo, como las galerías y el patio central. Sin fecha fija, se espera que pueda visitarse en el primer semestre del año. Paralelamente, la Consejería de Cultura licitará el montaje y acondicionamiento de la sala de exposiciones temporales para acoger próximas muestras; un trámite que se concretará en el primer trimestre del año.

Pero por ahora lo más inminente es la agenda educativa del museo. Vázquez se felicitó por el diseño de una programación «ambiciosa» que aspira a «potenciar y fortalecer la oferta actual» del museo. Las actividades, dijo, serán fiel al «espíritu» que motivó la apertura de la Aduana: «el compromiso y la reivindicación de los malagueños». Por eso serán «de todo tipo y para todos los públicos, desde los pequeños hasta los colectivos más vulnerables, desde los mayores a sectores profesionales». Visitas, talleres, cursos, conciertos y teatro para hacer del museo «un dinamizador de la cultura».

De esta forma, habrá talleres para personas con discapacidad visual o auditiva, otros dirigidos a familias y hogares de acogida y algunos enfocados a la visibilización de la mujer en la cultura. Como novedad, la actividad titulada 'El museo en pijama' acercará los fondos y a los profesionales a los niños hospitalizados. Para «hacer cantera», otro de los retos, se organizarán visitas escolares y talleres dirigidos a todos los niveles educativos. Además, se convocarán cursos específicos para docentes y otros profesionales, se celebrarán los ciclos 'La obra del mes' y 'Café conCiencia' y se fomentará la colaboración con instituciones culturales de Málaga, como la Academia de San Telmo, la UMA, la Orquesta Filarmónica, la Obra Social La Caixa y la Academia Malagueña de Ciencias, entre otros. La semana que viene se anunciarán las primeras actividades en la página web del museo. También la Aduana vuelve al cole.

Más

Fotos

Vídeos