El Museo de Málaga cierra por sorpresa todas las tardes durante la temporada alta veraniega

La puerta de acceso al Museo de Málaga en el palacio de la Aduana, cerrada ayer poco después de las seis de la tarde./Ñito Salas
La puerta de acceso al Museo de Málaga en el palacio de la Aduana, cerrada ayer poco después de las seis de la tarde. / Ñito Salas

La Junta «no ha encontrado la fórmula» para hacer compatible el convenio colectivo de los empleados con el horario habitual de apertura

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Suena el teléfono en la Redacción y pregunta un lector si ha pasado algo en el palacio de la Aduana, porque se ha acercado al Museo de Málaga y se lo ha encontrado cerrado, sin cartel ni aviso ni horario detallado en el portalón que mira al Paseo del Parque. No eran ni las seis de la tarde de un viernes y le ha extrañado la clausura. Y tanto ese lector como el resto de los posibles visitantes al museo provincial tendrán que acostumbrarse: desde ayer y hasta el próximo 15 de septiembre, el museo de la Aduana sólo abrirá de 9.00 a 15.00 horas, de martes a domingo. A partir del 16 de septiembre, regresará el horario habitual: de martes a sábado de 9.00 a 20.00 horas y los domingos, de 9.00 a 15.00 horas.

Noticias relacionadas

Ningún anuncio de la Consejería de Cultura –más allá de una modestísima entrada en su recóndita página web– ha puesto sobre aviso a los usuarios de un equipamiento cultural inaugurado hace justo seis meses después de dos décadas con sus colecciones almacenadas y de una inversión estatal superior a los 40 millones de euros.

Preguntada por el sorpresivo cierre vespertino del Museo de Málaga, la delegada de Cultura de la Junta de Andalucía, Monsalud Bautista, explicó que la decisión obedece al convenio colectivo de los trabajadores de los museos gestionados por la Junta de Andalucía. «Ha sorprendido, porque es el primer verano en el que el Museo de Málaga está abierto, pero es una situación común a todos los museos de la Junta en Andalucía. Estuvimos intentando cambiar esta situación, se plantearon varias fórmulas, pero no encontramos ninguna que fuera factible», argumentó Bautista.

La delegada sostuvo que los empleados de los museos gestionados por la Junta de Andalucía «tienen que ser empleados» de la Administración regional y que el actual convenio colectivo de los trabajadores de estos equipamientos establece este horario para el periodo estival.

En su contexto

6,7
millones de visitantes recibió la Costa del Sol en 2016 durante «el mejor verano de la historia» desde que se tienen estos registros. La cifra supuso un incremento del 6,5% respecto al periodo estival anterior.
Un despegue que está llevando su tiempo
El Museo de Málaga acaba de cumplir seis meses de actividad y aún no se ha sacado a concurso la gestión conjunta de la cafetería y el restaurante, la biblioteca permanece cerrada al público, el programa educativo apenas se limita a visitas guiadas para los escolares y la Academia de Bellas Artes de San Telmo sigue sin tener su sede operativa. A esos asuntos pendientes se une ahora el hecho de ser el único museo de la ciudad entre los principales equipamientos artísticos que mantendrá sus puertas cerradas todas las tardes durante la temporada alta turística.
40,025
millones de euros ha invertido el Estado en la puesta en funcionamiento del Museo de Málaga, que durante dos décadas tuvo almacenadas sus colecciones de Arqueología (más de 15.000 referencias) y Bellas Artes (2.000 piezas).

De hecho, la polémica viene de lejos. Ya en 2014, los trabajadores de los museos gestionados por la Junta organizaron movilizaciones bajo el lema ‘La cultura no se cierra’ para denunciar los horarios «impuestos» por el gobierno andaluz durante el verano sin una negociación previa con los representantes sindicales de estos empleados públicos.

«En principio esta es la situación y es muy difícil cambiarla. Lo estuvimos intentando, pero el convenio colectivo es común para todos los museos», reiteró Bautista sobre la nueva contrariedad surgida en el funcionamiento del Museo de Málaga. Porque el inesperado cierre por las tardes durante la temporada alta turística se suma a otros aspectos que no terminan se ponerse en marcha en el funcionamiento de la institución provincial.

Un nuevo contratiempo

Seis meses después de su inauguración, la gestión conjunta de la cafetería en la planta baja y del restaurante bajo la cubierta ni siquiera se ha sacado a concurso; la biblioteca del museo sigue cerrada al público; el programa educativo apenas se ha desarrollado más allá de las visitas guiadas; la sede de la Academia de San Telmo sigue clausurada y nada se sabe del programa de exposiciones temporales llamado a servir de complemento a las colecciones de Bellas Artes y Arqueología.

Desde ayer y hasta el 15 de septiembre, la Aduana sólo abrirá de 9.00 a 15.00 horas de martes a domingo

Además, la situación del Museo de Málaga contrasta con la del Museo Picasso, gestionado por una fundación privada pero sostenido de manera mayoritaria por el presupuesto público andaluz, que justo en julio y agosto amplía su apertura desde las siete hasta las ocho de la tarde. Entre los principales espacios expositivos de la ciudad, sólo el CAC Málaga tiene horario especial estos meses (desde el 23 de junio hasta el 4 de septiembre cambia a la jornada partida de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas), mientras que el Museo Carmen Thyssen se mantiene de 10.00 a 20.00 y el Pompidou, el Museo Ruso y la Casa Natal de Picasso, de 9.30 a 20.00 horas. Sólo la Aduana cierra por las tardes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos